El ministerio de asuntos exteriores de Turquía ha declarado que dos de los militares capturados tras el fallido golpe de estado, que ejercían como pilotos de la fuerza aérea, eran agentes de la CIA. El ministerio turco informa de que estos 2 pilotos eran responsables del derribo del avión ruso Sukhoi Su-24M el 24 de noviembre de 2015, y del intento de asesinato al presidente Erdogan en el reciente fallido golpe de estado. En el mismo comunicado se informa de que el régimen de #Obama tenía planificado atentar contra el presidente Erdogan para reemplazarlo por Fetullah Gulen, multimillonario muy bien visto en el vaticano e Israel. Desde el primer momento las autoridades turcas acusaron internacionalmente a la organización de Gulen por el golpe de estado, que casualmente se refugia en #Estados Unidos, un lugar muy accesible para la agencia de espionaje norteamericana.

Anuncios
Anuncios

El intento de asesinato según el informe, se produjo el 15 de julio mientras Erdogan viajaba hacia Estambul para contrarrestar el golpe de estado. Los dos mismos pilotos que derribaron el bombardero Su-24, activaron sus misiles guiados apuntando al avión de Erdogan. Cuando pidieron confirmación para disparar, los controladores de la administración de Obama les ordenaron abortar inmediatamente la misión y volver a la base de Incirlik, donde ahora se están produciendo registros en busca de pruebas. Los demás pilotos golpistas, de la OTAN y de Estados Unidos que volaban en ese momento en Turquía fueron retirados a sus respectivas bases con orden de abortar su misión de cobertura aérea a las fuerzas golpistas terrestres. Esto permitió que los manifestantes pudieran hacerse con el control de los tanques y que el avión de Erdogan pudiera recorrer el país y aterrizar con seguridad.

Anuncios

La decisión de abortar el apoyo aéreo del golpe de los americanos se debe a la amenaza de Putin de activar los sistemas antiaéreos S-500 de la base de Khmeimim. La activación de este novedoso sistema de defensa habría eliminado en menos de 120 segundos todas las aeronaves hostiles sobre Turquía Siria e Irak, además de todos los satélites propiedad OTAN-EEUU que se encontrasen a menos de 200km de altura. Los pilotos de la CIA se encuentran detenidos junto a su comandante el líder golpista Akin Ozturk, esperando su condena a muerte tras que Erdogan cambie la ley de su país. #Vladimir Putin