Yamato Tanooka, un niño japonés de 7 años, fue abandonado por sus padres en la isla japonesa de Hokkaido como castigo. Luego de 6 días de desaparecido fue hallado con vida por las autoridades cerca de una base militar de Shikabe.

Decenas de personas se movieron en búsqueda del niño Yamato, que se encontraba extraviado en un lugar de ambiente de osos salvaje y temperatura alrededor de los 7 grados centígrados por la noche.

Soldados de las Fuerzas de Autodefensa encontraron al pequeño el viernes por la mañana, aparentemente en buen estado. El médico que lo evaluó informó que estaba "increíblemente tranquilo teniendo en cuenta que había estado perdido durante tantos días".

Anuncios
Anuncios

Pese a que estaba hambriento y un poco deshidratado el niño presentó un buen estado de salud, así lo informo  el doctor.

Los padres notificaron a la policía el pasado sábado la desaparición del niño, alegando a las autoridades que su hijo había desaparecido en el bosque, luego de salir en busca de vegetales y verduras. Posteriormente admitieron a las autoridades que lo habían abandonado en la montaña como castigo por arrojar piedras a los carros y personas. Confesaron que le exigieron al niño que se bajara del auto y al regresar para buscarlo ya el menor no se encontraba en el sitio.   

El niño confesó a la policía que luego de caminar solo el mismo día de su desaparición logró refugiarse en la instalación militar, donde se mantuvo caliente.

Ante tal acción los padres fueron criticados fuertemente por la mayoría de los habitantes de Japón, quienes creen que la medida de castigo impuesta por los padres fue extremista y carente de humanidad.

Anuncios

La crianza de los niños especialmente rebeldes siempre resulta difícil para los padres, pero hay correcciones que en definitiva nunca deben usar.

El padre del niño se sintió muy arrepentido. “Le dije a mi hijo que siento haberle hecho pasar por una situación muy difícil. Él asintió con la cabeza. Le hicimos algo imperdonable a nuestro hijo, y estamos causando problemas a mucha gente” dijo Takayuki Tanooka, padre del niño. #Niños #Accidentes #Derechos Humanos