Los servicios secretos de Ucrania han desvelado hoy la detención de un francés acusado de organizar 15 atentados que tendrían lugar en la próxima Eurocopa de fútbol, cuya sede es Francia. Pese a que ha sido ahora cuando ha saltado la noticia, el jefe del  del Servicio de Seguridad de Ucrania, Vasil Grytsak, ha admitido que la detención se produjo el pasado 21 de mayo en la ciudad de Jagodyn, cerca de la frontera con Polonia.

La detención tuvo lugar cuando el acusado intentaba cruzar la frontera de Ucrania, algo para lo que en un principio buscó a un complice que fuese quien transportase todo el arsenal que guardaba. En la rueda de prensa emitida se ha detallado que entre el armamento confiscado se encontraban "cinco fusiles de asalto Kalachnikov, más de 5.000 balas, dos lanzacohetes antitanques, 125 kilos de dinamita y 100 detonadores".

Anuncios
Anuncios

El trabajo desarrollado por el servicio secreto de Ucrania ha llegado al punto de enumerar cuáles eran los objetivos del presunto terrorista. Así, entre ellos se encontrarían una mezquita, una sinagoga, la agencia tributaria y los puestos de control de carretera, a los que habría que sumar otros hasta alcanzar el número de 15 ataques que se pretendían lanzar antes y durante la Eurocopa.

La tardanza a la hora de hacer pública esta información –ha pasado más de medio mes desde que se produjo la detención– se debe a que la intención primera del gobierno ucraniano era esperar a que pasase el campeonato; sin embargo, Grytsak ha asegurado que no han tenido más remedio ante las filtraciones que se estaban dando a los medios de comunicación.

EE.UU. avisa

La noticia de la detención de este presunto terrorista da mayor relevancia al aviso realizado por EE.UU.

Anuncios

hace una semana, cuando el gobierno norteamericano comunicó a su población que existía el riesgo de sufrir un atentado en caso de viajar a Francia durante la Eurocopa, la cual se celebra del 10 de junio al 10 de julio. 

Blindaje francés

Tras los atentados sufridos el pasado mes de noviembre, Francia se declaró en estado de alerta antiterrorista, algo que le ha llevado a tomar la decisión de movilizar a más de 60.000 efectivos –sumando policías y gendarmes– para maximizar la seguridad en la Eurocopa. Este blindaje se extenderá igualmente al Tour de Francia, donde se movilizarán unidades antiterroristas por primera vez en la historia.

Pese a ese excelso nivel de seguridad, en Francia siguen sin dar la espalda a sus valores morales; tanto es así que mientras gran parte de la población rechaza la inmigración como fuente de #Terrorismo, el gobierno ha anunciado que el primer campo oficial de refugiados en París abrirá en unas semanas para albergar a cientos de solicitantes de asilo "indigentes" en la capital francesa.