La antigua cultura egipcia sigue deparándonos sorpresas. El famoso rey egipcio Tutankamón fue enterrado con una daga construida con material procedente de un meteorito, según una nueva investigación, que apunta que los antiguos egipcios probablemente sabían con que material estaban trabajando. Durante años, los investigadores han especulado acerca de si los antiguos egipcios trabajaron con "hierro meteorítico", debido a que la existencia de hierro fundido era rara en aquella época. A falta de un análisis detallado, era complicado saber con certeza qué materiales utilizaron, pero esta nueva investigación utiliza las nuevas tecnologías para mostrar que la daga se construyó con material de meteoritos.

Anuncios
Anuncios

El descubrimiento también muestra que, al parecer, los egipcios consiguieron enormes cantidades de dichos metales que parecen haber sido utilizados para la configuración de objetos como palas y otros elementos decorativos, según afirman los investigadores en un artículo publicado en la revista Meteoritics and Planetary Science. El estudio podría incluso explicar un misterioso jeroglífico que incluye un término que se traduce en "hierro del cielo", que se empezó a utilizar en el siglo 13 antes de Cristo.

El nuevo hallazago parece sugerir que los antiguos egipcios eran completamente conscientes de que los trozos de hierro habían llegado hasta ellos desde el cielo, lo que significa que su comprensión del universo es casi dos mil años anterior a la de la cultura occidental.

Anuncios

La investigación se ha llevado a cabo con la técnica de espectrometría de fluorescencia de rayos X para tomar la imagen de la daga de Tutankamón y analizar de qué material fue hecha. Se ha encontrado que la combinación de hierro, níquel y cobalto es la misma que se halla en los meteoritos, lo que sugiere la procedencia del material. Los investigadores han concluido que los antiguos egipcios atribuían un gran valor al hierro meteorítico para la producción de objetos decorativos y ceremonias, tan importantes en su cultura. #Investigación científica #Arqueología #Historia antigua