Un giro inesperado ha sufrido la investigación sobre Omar Mateen, el autor que perpetrara la matanza en el club Pulse contra cuarenta y nueve personas en Orlando, Florida. Considerada el mayor asesinato contra civiles después del atentado a las Torres Gemelas, su autor en primera instancia habría justificado la acción terrorista en apoyo al autodenominado #Estado Islámico. Sin embargo, fuentes cercanas al Mateen aseguran que era homosexual.

En una reciente entrevista concedida por Marco Días, actual pareja de la ex esposa de Mateen Sitora Yusufiy a la cadena brasileña SBT, afirma que Yusufiy sabía que su ex marido era homosexual.

Anuncios
Anuncios

También declaró que tras la matanza, el FBI acudió a su casa para interrogarla y que al informarles la condición de Mateen, los agentes le habrían ordenado abstenerse de comentarlo con los medios de comunicación.

La versión sobre la homosexualidad de Mateen sugiere que la matanza habría estado motivada por un profundo sentimiento personal de odio y a su imposibilidad de declarar abiertamente su condición. Un asistente frecuente al centro nocturno, Kevin West, declaró al diario "Los Angeles Times" que intercambiaba mensajes con Mateen desde hace un año a través de la aplicación de citas gay Grindr. La misma compañía ha afirmado también la solicitud del FBI para acceder a la mensajería del asesino en su networking.

Otro testigo, Ty Smith, aseguró al diario "Orlando Sentinel" que Mateen era un cliente regular de Pulse "A veces se sentaba en un rincón a beber solo, y otras veces se emborrachaba tanto que era ruidoso y beligerante".

Anuncios

Tras el asesinato que ha conmovido a #Estados Unidos y a la comunidad LGBT, el ISIS se atribuyó la matanza y declaró a través de su estación radial que el tirador era un soldado de sus filas. Antes de entrar al club, Mateen efectuó una llamada al 911 advirtiendo del tiroteo y declarando su lealtad al líder del califato yihadista. El atentado se cobró la vida de 49 personas e hirió a otras 53, en su mayoría de origen hispano debido a que esa noche se celebraba una noche latina. El actual giro en la investigación pone en una situación delicada al FBI, quien habría investigado anteriormente dos veces al tirador por supuestos nexos con el extremismo islámico, quedando libre por falta de pruebas.

     #Terrorismo