Más allá de la imagen idílica de ciudad eterna, Roma esconde otra cara. Es la del caos, que se percibe al poco tiempo de estar en la ciudad. 

La capital de Italia lleva 8 meses sin alcalde. Permanece intervenida por el Gobierno central, que le asignó un tutor con motivo de la celebración del Año Santo Extraordinario. Lo hizo así después de los casos de corrupción e infiltraciones mafiosas que llevaron a la dimisión del anterior alcalde. 

Los problemas de Roma son enormes. Empizan por la corrupción y la comprobación de que la mafia no es algo acotado al sur del país, sino que también existe en Roma. Pero también incluyen la falta de servicios de transporte público eficientes, con continuas huelgas, y la falta de servicios de limpieza urbana.

Anuncios
Anuncios

La última polémica se dio la semana pasada, cuando los conductores de autobús cambiaron el horario de una huelga convocada anteriormente: sería por la mañana, pero lo cambiaron a última hora y la hicieron coincidir con el partido de la selección italiana de fútbol en la Eurocopa. 

El próximo alcalde, o alcaldesa, tendrá que gestionar todos estos problemas de una de las capitales más difíciles de administrar de Europa. 

El Papa expulsará a los obispos acusados de pederastia

El Papa pide a los jueces que salgan de la "telaraña" de corrupción #Crisis #Elecciones