Cuarenta y nueve días antes de la apertura de los #Juegos olímpicos, el gobernador de Río de Janeiro ha declarado el estado de emergencia financiera y ha pedido el apoyo federal para evitar un "colapso total en la seguridad pública, la salud, la educación, el transporte y la gestión del medio ambiente". La petición de fondos es un escollo más para los primeros Juegos organizados en América del Sur y se suma a una larga lista de males del país, que incluye la destitución del presidente, la recesión más profunda en décadas, la epidemia Zika y una ola de huelgas y ocupaciones de edificios gubernamentales.

Se espera que la economía de #Brasil se contraiga un 4% este año como resultado de los precios de los productos básicos, la baja demanda desde China, la parálisis política y la investigación de varios casos de corrupción, que han obligado a la suspensión de muchos contratos de construcción y han conducido a la detención de decenas de ejecutivos de alto nivel.

Anuncios
Anuncios

Río acusa especialmente el golpe, ya que es la sede de la petrolera estatal Petrobras, que está en el centro de la investigación de uno de los últimos escándalos de corrupción.

Ante la caída de los ingresos fiscales, el gobierno del estado ha recortado los presupuestos de salud, policía y educación. Los maestros y los médicos se han enfrentado a las largas demoras en la recepción de sus salarios, lo que ha provocado huelgas y ocupaciones de escuelas y hospitales. El gobernador en funciones, Francisco Dornelles, clasifica la situación en la Gaceta Oficial como una "calamidad financiera" que podría poner en duda "el cumplimiento de las obligaciones como consecuencia de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016". Esto es en parte una táctica política. Al declarar un estado de emergencia financiera, el gobierno puede tomar prestados fondos sin la aprobación de la legislatura estatal.

Anuncios

El presidente interino, Michel Temer, ha informado que ya acordó desembolsar fondos federales para cubrir el déficit de Río y garantizar que los Juegos Olímpicos sigan adelante como estaba previsto. El Alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, insistió en que el estado de emergencia no menoscaba en modo alguno la capacidad de Río para cumplir sus compromisos Olímpicos y poner en escena un "juegos excepcionales." Además, ha hecho hincapié en que la mayor parte de la factura para el evento estaba siendo pagada por el municipio y no por el Estado. #Crisis