Virginia Raggi es la nueva alcaldesa de Roma. Y su proclamación ha dado la vuelta al mundo. Por varios motivos: lo primero, porque será la primera mujer en gobernar la capital italiana. Este hecho tiene importancia en todo el mundo, pero una relevancia especial en Italia, un país todavía bastante tradicional en lo qu erespecta a la presencia de las mujeres en el espacio público. 

Lo segundo, por su perfil político: pertenece al Partido Cinco Estrellas, fundado por el cómico Beppe Grillo. Se trata de la primera política del partido calificado como "anticasta" en gobernar la principal ciudad del país. Además, el Movimiento Cinco Estrellas también gobernará en la ciudad de Turín. 

Lo tercero, porque la elección de Raggi fue rotunda.

Anuncios
Anuncios

En la segunda vuelta de las #Elecciones, duplicó en votos a su contrincante, el candidato del Partido Democrático (partido en el Gobierno y del primer ministro Matteo Renzi), Roberto Ghiachetti. Ella obtuvo más del 65 % de los votos en esta segunda ronda, aunque la participación fue de menos del 40 %. 

Raggi es abogada, tiene 37 años y se considera una ciudadana indignada que ha llegado a la política por la incompetencia de "la casta". Según cuenta, su interés por la política surgió cuando nació su hijo, que ahora tiene 7 años, y vio que no podía ir por el carrito por las aceras destruidas o llenas de coches mal aparcados y que los parques a los que iba estaban descuidados. 

Sus mayores críticos alegan falta de experiencia política, pues Raggi cuenta en su currículum con dos años de experiencia como administradora pública, pues fue concejala del Movimiento Cinco Estrellas en el Ayuntamiento de Roma entre 2013 y 2015. 

Como alcaldesa, Raggi pretende cambiar la capital del país y ofrecer a Roma un "cambio profundo".

Anuncios

El primer signo de este giro de 180 º es que la regidora será una mujer. "Lo primero que quiero decir, que me sale del alma, es que finalmente también Roma tendrá una alcaldesa. En un momento histórico en el que la paridad es aún una quimera, considero esto una noticia de un valor extraordinario", dijo la nueva alcaldesa en su página de Facebook al poco tiempo de ser elegida. 

Llega a Roma en un momento en el que la ciudad se encuentra, según sus propias palabras, devastada. Las prioridades son los servicios públicos, especialmente el transporte urbano, la recogida de basuras o las carreteras, además de combatir la mafia. Fue precisamente un caso mafioso, el llamado "Roma Capitale", el que dejó a Roma sin alcalde hace un año. El anterior regidor fue Ignazio Marino, del Partido Democrático, que se vio forzado a dimitir cuando abandonaron su cargo todos los concejales y después de que el propio Matteo Renzi, de su mismo partido, lo criticara públicamente. 

Por delante está un gran reto de gestionar una capital complicada y de demostrar si el Movimiento Cinco Estrellas es realmente una alternativa de Gobierno o si es solo un partido de oposición. 

Roma, la ciudad eternamente caótica

El Movimiento Cinco Estrellas se alza como alternativa política #Unión Europea