El caso del español Pablo Ibar es uno de los más populares de los últimos años. El 28 de agosto del año 2000 fue condenado a sufrir la pena de muerte por el presunto asesinato de tres personas. Sin embargo, nunca se encontraron pruebas de ADN que lo incriminasen y lo único que posee la acusación es un vídeo (sin sonido y borroso) que los expertos califican de “poco fiable”. 

Hace varios meses, en febrero, la pena de muerte fue anulada por el Tribunal Supremo del estado de Florida y exigió que se celebrara un nuevo juicio. Ayer, la suerte para Ibar cambió y pudo salir del corredor. El español será juzgado por los presuntos asesinatos varios años después y la defensa del acusado ha informado que ya se encuentra en una cárcel común, en Miami.

Anuncios
Anuncios

El abogado ha expresado el deseo de Pablo Ibar de solicitar la libertad condicional bajo fianza.

Además, hace unos minutos, Ibar ha declarado ante el nuevo juez que llevará el caso. Raaj Singhal ha manifestado su deseo de agilizar el juicio y de convocar a las partes el próximo 1 de julio. La reunión con el juez ha durado diez minutos y la prensa ha podido acudir para informar de todos los detalles sobre el caso. En España, muchos medios informaban sobre la noticia del día.

Pablo Ibar ha estado 15 años en el corredor de la muerte en Estados Unidos

Es el único español sentenciado a muerte en #Estados Unidos. Ibar tiene ahora 45 años pero lleva casi 22 encerrado en una prisión por un presunto delito de asesinato para el que no existen pruebas suficientes que le condenen.

Anuncios

De todos esos años que lleva en la cárcel, 15 los ha pasado en el corredor de la muerte ya que, en el año 2000, fue sentenciado por el juez. 

Desde el principio del caso se celebraron dos juicios. En el primero de ellos, en el año 1998, el juez decidió anularlo por falta de pruebas. Sin embargo, en el segundo, en el año 2000, la sentencia condenaba a Ibar a la pena de muerte.

Pablo Ibar, de origen vasco, lleva sufriendo todos estos años una lenta agonía que le ha hecho perder más de media vida entre rejas. Por ello, muchos medios de comunicación han querido contar su historia y poder exigir una solución para su injusta situación. Recordemos que la prueba que, presuntamente, incrimina a Ibar es un vídeo, que no tiene sonido, en el que no se puede identificar su rostro. #Denuncia #Historias