El día de hoy y ante la firma de acuerdo al cese al fuego celebrado en La Habana, se ha presentado un comportamiento civil de solidaridad en varios lugares emblemáticos de Colombia en donde fueron colocadas unas coronas de flores con unas cintas y leyendas que promovían y reconocían la paz que visualizan en un futuro no muy lejano. Se respira un ambiente de optimismo verdadero y sienten que finalmente se ha alcanzado un gran sueño para ellos. Sobre todo porque tienen memoria de los antecedentes de esta fecha que ahora celebran.

Todos saben que luego de 52 años de conflicto armado y tres de negociaciones por fin las cosas no serán como antes, el país estará en un escenario más positivo y podrán concentrarse en los verdaderos retos que toda civilización debe de enfrentar y no la guerra.

Anuncios
Anuncios

Aunque la población en general no tiene realmente claro que es lo que se ha firmado, saben por lo expresado por las diversas instituciones de #Gobierno e instancias internacionales que se ha dado un gran paso, al menos esa es la percepción inmediata.

Lo que han tratado de explicar los expertos en el tema es que lo primero que se deberá alcanzar de manera práctica y que medirá el inicio de las voluntades de ambas partes involucradas en este conflicto es el cese del fuego y dejación de armas que se hará de manera paulatina y gradual mediante una estrategia de respeto de los espacios para no generar cierta desconfianza. Todo ello se regirá mediante un mecanismo de monitoreo y verificación que será tripartito, con representantes del gobierno (fuerza pública), las FARC y una misión política, no armada, de Naciones Unidas que fue lo que todas las partes involucradas en la negociación acordaron.

Anuncios

El proceso de paz aun cuando existen verdaderas voluntades, debe de tomar en cuenta que los guerrilleros deberán desarmarse y lo tienen que hacer de manera gradual y posteriormente buscar mecanismos eficientes de integración a la sociedad sin que su propia humanidad quede vulnerable. Esta parte del proceso de paz resulta un tanto compleja toda vez que ellos, los guerrilleros, han vivido en un estado de delincuencia o de guerra y tendrán que poder enfrentar una nueva realidad más positiva.