Toda decisión y/o acción de carácter político e internacional inevitablemente trae consigo una serie de reacciones en cadena a corto, mediano y largo plazo.  Esa es parte de la dinámica de los negocios y la política internacional. Y en el caso del brexit los británicos fueron a las urnas y el mundo entero está notando las consecuencias, dentro del contexto del corto plazo y que inciden fundamentalmente en dos temas: la migración y la economía.

En este punto, nos centraremos en este artículo a la segunda variable, es decir, al aspecto económico y de manera particular a las fluctuaciones financieras que están determinando la nueva dinámica financiera en un contexto naturalmente internacional.

Anuncios
Anuncios

Revisaremos los problemas que han surgido, al menos en el corto plazo, por la decisión británica de retirarse de la UE son múltiples y que ya empieza a resentir un fuerte impacto en la comunidad no sólo europea sino de todo el mundo.

La afectación negativa que se está desarrollando de manera directa en la economía, estriba en la incertidumbre sobre cómo será esa separación entre Reino Unido y la UE crea un clima poco apropiado por los negocios sobre todo porque se tendrá que renegociar todos los tratados internacionales de comercio exterior y el valor de la libra esterlina se irá, inevitablemente devaluando. Esta sintomatología ya la habían advertido expertos en la materia, aunque el gobierno y las instituciones bancarias también reconocían que existían los recursos para sostenerse financieramente.

Anuncios

Lo cierto es que en la realidad, todo el sector económico y comercial se empieza a dar cuenta que inevitablemente subirá el valor de muchos productos importados a raíz de la carga arancelaria que se prevé van a sufrir ante los nuevos tratados comerciales y ante la premisa de que este proceso de comercialización va a encarecer de manera gradual el proceso comercial. Y es que debemos de recordar que una de las bondades que despertó la idea de crear la #Unión Europea era eliminar los aranceles ante un mercado único de comercio.

La parte en cierto modo positiva de este fenómeno es que se prevé que es posible que, al hacer comparativamente más barato al país para los extranjeros, favorezca al turismo y a las exportadoras británicas si se tiene la capacidad de fortalecer las nuevas reglas de comercio exterior en los tratados, aunque en primera instancia se deben de concentrar en los negocios locales para que no sufran efectos negativos como la aerolínea Easyjet perdió 22% de su valor y genera cierto nerviosismo por el mercado laboral que podría verse afectado ante despidos inminentes. #Inmigración #La economía hoy