Las fuerzas que combaten al ISIS en Libia afirman haber tomado el puerto de Sirte con tropas de batalla para echar a los yihadistas de su mayor fortaleza fuera de Siria e Irak. Las milicias alineadas con el nuevo Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) están respaldadas por ataques aéreos y bombardeos de buques de guerra en su lucha para desalojar a los militantes del #Estado Islámico del centro de la ciudad.

Los líderes han explicado que altos miembros de ISIS habían huido al desierto hacia el sur, y también se ha reportado que algunos combatientes del grupo se habían afeitado la barba y cortado el pelo en un intento por mezclarse con los civiles desplazados.

Anuncios
Anuncios

No obstante, se cree que cientos de militantes permanecerán en Sirte, localidad situada en una posición estratégica en la costa mediterránea de Libia. Las batallas continúan este sábado, después de haberse enfrentado anoche en el complejo de conferencias Uagadugú, que fue construido por el depuesto líder libio, Muammar Gaddafi, y que desde entonces ha sido utilizado como un centro de mando del Isis y como lugar de visionado de vídeos de instrucción religiosa y de propaganda.

Los líderes han explicado que altos miembros de ISIS habían huido al desierto hacia el sur, y también se ha reportado que algunos combatientes del grupo se habían afeitado la barba y cortado el pelo en un intento por mezclarse con los civiles desplazados. No obstante, se cree que cientos de militantes permanecerán en Sirte, localidad situada en una posición estratégica en la costa mediterránea de Libia.

Anuncios

Las batallas continúan este sábado, después de haberse enfrentado anoche en el complejo de conferencias Uagadugú, que fue construido por el depuesto líder libio, Muammar Gaddafi, y que desde entonces ha sido utilizado como un centro de mando del Isis y como lugar de visionado de vídeos de instrucción religiosa y de propaganda.

Las brigadas, compuestas en gran parte con los combatientes de Misrat, han avanzado hasta el borde del centro de la ciudad esta semana, después de lanzar un contraataque contra el llamado Estado Islámico el mes pasado. Diversas fuentes afirman que los combatientes en primera línea en el sur de Sirte querían capturar el puerto de la ciudad, que se encuentra a unos tres kilómetros el este del centro de la ciudad.

Las brigadas han avanzado más rápido de lo que muchos esperaban, aunque su progreso se ha visto obstaculizado por suicidas, minas, coches bomba y francotiradores del Estado Islámico. Varios lugares simbólicos y estratégicos han sido tomados de nuevo, incluyendo los cuarteles Saadi, donde supuestamente se encuentran los cuerpos de combatientes del ISIS ejecutados, el hotel Mahari y una rotonda donde antes los yihadistas habían colgado cuerpos de civiles muertos. Al menos 11 combatientes murieron y 35 resultaron heridos este viernes, lo que hace que la cifra de muertos supere las 100 personas desde que los grupos respaldados por el GNA comenzaron a operar en mayo. #Terrorismo #Derechos Humanos