En los últimos meses nos hemos visto envueltos en una atmosfera de temor constante ante los hechos violentos o de #Terrorismo que lamentablemente hemos recibido por parte de los medios de comunicación. En nuestro imaginario colectivo está ya inmerso el concepto de atentado terrorista que empezó a germinar desde el suceso de las torres gemelas en Estados Unidos. Esa experiencia hasta cierto punto empieza a parecernos remota cuando empiezan a crecer de manera exponencial los sucesos de esta índole. Hoy por ejemplo, nos enteramos que la policía en Alemania abatió a un hombre que se atrincheró en unas salas de cine en la ciudad de Viernheim, y nuestra capacidad de asombro se pone a prueba.

Anuncios
Anuncios

Inmediatamente pensamos en un acto terrorista, sin embargo, desde un principio y sin conocer realmente las intenciones de los encargados de la comunicación de las instancias gubernamentales, se empezó a gestionar una tarea de “vetar” o frenar la información a tal grado que desde los primeros minutos, en un esfuerzo y compromiso por informar, existían varias versiones de los hechos y las autoridades no aportaban datos al respecto. La verdad es que todo se tornó muy confuso en un inicio.

Finalmente llegó el turno de que la vocera policial confirmó que no hubo heridos en esta irrupción de un hombre armado, sólo se vieron afectados por el gas lacrimógeno que el hombre que ingresó fuertemente armado lanzó al inmueble dicha sustancia.  La gente que se encontraba en el cine, por supuesto que se vió aterrorizada por el posible acto de violencia que podrían presenciar y ser víctimas mortales.

Anuncios

La policía inmediatamente llegó al lugar de los hechos para que en una decisión pronta, optaran por abatir a tiros al atacante.

Lo que se ha vertido como información al respecto del atacante es lo que se resume en lo que la vocera señaló, ella indicó que el hombre parecía tener problemas mentales, de acuerdo a las versiones de las personas que se encontraban en ese momento en el cine pues su conducta era un tanto errante y evasiva, por ello es que hasta el momento aún no se sabe si la acción del individuo tuvo motivos políticos o ideológicos, o si se trató de un intento de robo o verdaderamente qué era lo que pretendía. Lo cierto es que la psicosis de violencia está latente en todo el mundo. #Gobierno