Un grupo de científicos de la Universidad de Maguncia, en Alemania, desarrolla una nueva técnica, basada en la inmunoterapia, que podría convertirse en el primer paso para conseguir una vacuna universal contra el #Cáncer.

Hasta el momento, los investigadores han encontrado serias dificultades en encontrar algún tipo de vacuna contra las células cancerígenas, ya que éstas son tan similares a las células sanas, que el organismo no las ataca. Sólo cuando los tumores producen antígenos se provoca una respuesta inmunitaria con la creación de anticuerpos. Hasta el momento, la opción farmacológica más utilizada ha sido el uso de de la quimioterapia; aunque con los años estos tratamientos han reducido su toxicidad, han sido el único recurso mínimamente efectivo que la medicina ha encontrado, pero a costa de atacar y envenenar a todas las células, cancerígenas y sanas.

Anuncios
Anuncios

Esta semana, en un artículo publicado en la revista Nature, científicos alemanes publican sus investigaciones en el desarrollo de una técnica que podría convertirse en el inicio del camino hacia una futura vacuna universal contra el cáncer. El proceso consiste en utilizar nanopartículas que contienen ARN de un tumor para introducir el patógeno en el torrente sanguíneo y desencadenar así una respuesta autoinmune. El ARN va en un envoltorio de lípidos para que consiga llegar a las células dendríticas y glóbulos blancos del sistema linfático. De esta manera, se crea un antígeno específico contra el tumor cancerígenos y se desata una respuesta inmune dirigida contra ese cáncer.

La técnica ha sido probada en ratones y resultado efectiva en ensayos contra varios tipos de tumores. Un responsable de la investigación, Ugur Sabin, apunta que cada tumor es diferente y tiene sus propias características, por lo que no se puede conseguir una vacuna única para todos los pacientes.

Anuncios

Añade entonces que el enfoque de la vacuna  universal va dirigido a contemplarla como un sobre en el que se podría introducir cualquier tipo de información vacunal. La importancia del hallazgo reside en que ese sobre podría transportar cualquier clase de información a las células dendríticas, que extraerían ese contenido y lo utilizarían para entrenar a otras células inmunitarias.