Cualquier agresión sexual es un delito execrable y terrible que merece la mayor de las condenas. Y este hecho es más terrible aún si la victima es una joven menor de edad.

Hace una semana las redes sociales ardían de ira debido a un vídeo publicado en la popular red social Twitter donde se podía ver a una adolescente de tan solo 16 años desnuda, tirada en una cama, sangrando mientras más de una treintena de hombres se vanagloriaban de haber abusado de ella.

Los hechos sucedieron en una ciudad latinoamericana de #Brasil donde la joven reside y de donde, supuestamente, son todos los agresores. La joven relató hace pocos días en un programa de televisión de la cadena TV Record la terrible agresión sufrida, de la que asegura no recuerda todos los detalles.

Anuncios
Anuncios

Según sus palabras había pasado la noche en la casa de su novio, detenido como posible organizador del ataque, y cuando despertó al día siguiente se encontró en un lugar extraño rodeada de hombres a los que no conocía.

También contó que sintió como varios hombres la violaban mientras otros la sujetaban por los brazos pero que no pudo hacer nada para defenderse ya que se encontraba bajo los efectos de alguna droga. La adolescente confesó que llegó a creer que ese era su final y que no podría salir con vida de aquella espantosa situación pero gracias a la irrupción de un amigo de ésta, la agresión ceso y pudo salvar su vida.

Por si fuera poco, la chica asegura que en un principio la policía de Río de Janeiro intentó echarle la culpa a ella de la violación mientras la interrogaba, llegando incluso a preguntarle si había practicado en sexo grupal con anterioridad.

Anuncios

En una país con una tasa de delitos y agresiones sexuales tan alta como Brasil, es cuanto menos preocupante que las fuerzas del orden se dediquen a acusar a las víctimas de violación de haberla provocado ellas en vez de ayudarlas y ofrecerles el apoyo y protección que necesitan en un momento tan difícil y delicado como ese.

Con los Juegos Olímpicos a las vuelta de la esquina, el mundo se empieza a preguntar si Brasil es un país seguro para organizar un evento de tal magnitud y si la policía y otras fuerzas del orden estará preparadas para proteger a los millones de personas que se movilizarán para acudir a la cita.

En este momento hay 6 hombres detenidos acusados de violación y se baraja la posibilidad de que la agresión sexual fuese una venganza orquestaba por su pareja. #Mujer #Derechos Humanos