El #Papa Francisco asistió por primera vez a las instalaciones del Programa Mundial de Alimentos en el que se encontraban centenares de personas entre empleados y diplomáticos de la Organización de Naciones Unidades (ONU). Desde allí manifestó su preocupación por los más pobres los más necesitados los más humildes del mundo, además mostró su inquietud por los refugiados a la vez que hizo un llamado de atención para las personas con estas circunstancias.

El papa Francisco dijo a los asistentes que es una “extraña paradoja” que la comida no pueda llegar a aquellos que sufren por la guerra, pero en cambio las armas sí llegan.

Anuncios
Anuncios

Agregó que “mientras la ayuda muchas veces es obstruida, las armas son traficadas libremente, como resultado, se alimentan las guerras, no a las personas. En algunos casos el hambre misma es usada como arma de guerra”.

Esta visita al Programa Mundial de Alimentos (PMA) se suma a la visita que hiciera el sumo pontífice el pasado mes a la Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO) donde señaló ante representaciones de todo el mundo que "las personas y los pueblos exigen que se ponga en práctica la justicia; no sólo la justicia legal, sino también la contributiva y la distributiva…Hay comida para todos, pero no todos pueden comer, mientras que el derroche, el descarte, el consumo excesivo y el uso de alimentos para otros fines, están ante nuestros ojos".

Francisco como máximo líder de la Iglesia Católica además de ser el principal promotor de la paz mundial se ha convertido en un defensor de los hambrientos “hoy día se habla mucho de derechos, olvidando con frecuencia los deberes; tal vez nos hemos preocupado demasiado poco de los que pasan hambre” afirmó el papa desde Roma.

Anuncios

Finalmente  el papá entre tantas reflexiones cerró su discurso diciendo “Dar de comer a los hambrientos para salvar la vida en el planeta". Los asistentes ante el acostumbrado profundo y conmovedor discurso del papa Francisco solo se limitaron a aplaudir.

Papa Francisco pidió a las iglesias no establecer horarios

Francisco: los inmigrantes estan en peligro