La gran cantidades de irregularidades cometidas por Indra en el recuento de votos en las elecciones del 26-J de 2016 han crispado los nervios de los votantes que ahora se manifiestan en redes sociales. Ya existen a disposición de los internautas numerosas peticiones en la red para reunir firmas reclamando un nuevo conteo de las votaciones, como en change.org o avaaz.org. Ya lo decía Pablo Iglesias, quien cuestionaba la legitimidad de las elecciones si el Ministro delInterior seguía en su puesto; cuando Fernández Díaz fue sorprendido recientemente utilizando a la policía para destruir rivales políticos.

El #Gobierno en funciones no realizó ningún concurso público para la adjudicación del contrato del recuento de votos en el 26-J.

Anuncios
Anuncios

Directamente el contrato se le adjudica a Indra mediante un ``procedimiento negociado´´ que consistía en aplicar una rebaja en sus servicios del 40%. Trabajadores de correos advirtieron antes de las elecciones que la compañía que transporta los votos por correos está vinculada al PP. Además la totalidad de votos por correos queda en manos de la Junta Electoral elegida por el PP.

Aquí queda expuesta la trama de los votos por correo y como llegan a buen puerto pero esto no acaba aquí. A parte de los ancianos manipulados en residencias y los votos comprados con bolsas de comida, en estas elecciones se han evidenciado supuestas maniobras de manipulación más directas. Como por ejemplo las anulaciones masivas de papeletas de podemos por fallos de imprenta, cuya responsabilidad recae sobre la Junta Electoral nombrada por el PP.

Anuncios

Pero lo más increíble es el misterio de 1.062.628 votos de podemos desaparecidos. Esta cifra prácticamente coincide con la abstención frente al 20-D, estas elecciones votaron 1.163.628 personas menos que en las anteriores. La diferencia es de 101.000, esto podría ser una prueba del presunto redondeo a ojo de los resultados electorales manipuladas.

Pero la empresa Indra no es la primera vez que genera polémica de este tipo. En Barcelona, en 2010, Indra sistemas es sancionada por faltas graves en el voto electrónico. En Argentina, en el mismo año, fueron descubiertos captando sobornos del ministro de transportes Ricardo Jaime. En Angola, en el año 2012, acusada de complicidad con el gobierno de José Eduardo dos Santos para ganar las elecciones tras una cuestionada licitación. En Argentina, en 2013, cobraron 33 millones de $ extra por una cuestionable ampliación en decisión administrativa. En 2014 involucrada en varios escándalos en España. En 2015, Sevilla, fallo informático en el recuento de votos. En 2016 EN Ecuador tienen una demanda por perjuicios de 32 millones de $.  #Corrupción #Elecciones 26J