Los reos de la cárcel de Tocorón en #Venezuela mandaron a quemar viva a una adolescente de apenas 14 años.  La víctima tenía por nombre Eglis Maylis y era miembro de la familia Armas Castillo. Los reclusos de la cárcel Tocorón ordenaron matar a la adolescente, luego de que la familia de la menor se rehusara a ser extorsionada o a pagar vacuna, como lo llaman popularmente las personas que se dedican a este bajo trabajo. Pagar vacuna significa quedar libre de algún intento de robo a sus locales de negocios, gracias al pago de una cantidad de dinero impuesta por los mismos delincuentes.  La familia se sustentaba con un local cibernético en Tocorón.

Anuncios
Anuncios

Los reclusos ordenaron una vacuna por el lugar, pero los miembros se negaron a pagar. "Siempre llamaban a la casa. Juraban que matarían a uno de nosotros sino pagábamos por tener el ciber", dijo uno de los familiares.

Las amenazas contra la familia habían comenzado desde hace alrededor un mes, y al no obtener lo que querían, los reclusos cumplieron sus promesas y mandaron a quemar a la joven de 14 años. La secuestraron y al poco tiempo la encontraron con quemaduras en un 50% de su cuerpo, cerca donde está ubicado el penal de Tocorón. La joven fue trasladada al hospital de Maracay, pero al poco tiempo falleció.

Muchos negocios en Venezuela viven bajo la violencia y el desate de la delincuencia callejera. Si son puestos en la mira de los delincuentes organizados, tienen que pagar  una cuota mensual o la cantidad fija impuesta por los expertos en delinquir.

Anuncios

Las cárceles en Venezuela, lejos de ser un sistema correctivo se han convertido en un medio que sirve para aumentar el crimen y la violencia. Los reclusos están dentro del penal, pero se mueven en negocios sucios, como si estuvieran afuera. Dentro de las cárceles llegan armas que son manipuladas y accionadas por los mismos reclusos, hecho que no está permitido, pero que ocurre de forma normal dentro de los recintos carcelarios.

Los pranes o líderes de las cárceles son los que en realidad mandan, y su ley está por encima de los jefes o directores colocados por apariencia en las cárceles.

El interior de las cárceles venezolanas es un mundo completamente diferente, un sitio donde reina la violencia desmedida y donde los condenados gobiernan tanto adentro como afuera. #Crisis #Accidentes