El 20 de febrero de este 2016 David Cameron, primer ministro del Reino Unido se vio forzado a convocar un referendum para decidir si el país salía de la #Unión Europea, en la que entró en 1973. Esto fue así a causa de la presión del partido UKIP, Partido por la Independencia del Reino Unido y las presiones del mismo partido conservador, ya que dos ministros y gran parte de los diputados tories se han declarado a favor de la salida.                                                                                       

Al convocar el #Referéndum las encuestas daban más de diez puntos de ventaja a la permanencia en la UE pero a medida que pasaron los meses las encuestas se volvieron muy ajustadas hasta dar un empate técnico.

Anuncios
Anuncios

Pero a una semana de la celebración del referéndum las encuestas han provocado caídas bursátiles en todos los mercados europeos, ya que lo que parecía muy difícil ha pasado a ser bastante probable. Las encuestas dan una ventaja de unos 7 puntos llegando hasta 10 como en el caso de la encuesta de ''The Independent''.

Los más partidarios de la salida son la gente que está por encima de los 45-50 años mientras que en los jóvenes la opción preferida es claramente permanecer en la Unión Europea. La campaña se ha intensificado estos últimos días y eso es porque el resultado va a ser ajustado. Los analistas  confían en que en el momento de decidir prevalezca la opción que mantenga el ''status quo''.

Esta situación se debe a la crisis de los refugiados, a los que por cierto no se les da refugio, y al auge del terrorismo islámico que han provocado un auge del nacionalismo y rechazo a las instituciones europeas por su gestión.

Anuncios

Nada estaría así tampoco sin las guerras de Irak, Libia y ahora en Siria que como se ha visto después estaban promovidas por intereses económicos, no por razones humanitarias. Por todo eso hoy el Brexit está más cerca que nunca.