Con menos de un 2 % de diferencia, el Reino Unido ha decidido salir de la #Unión Europea. El 23 J fue un día decisivo para el país y para toda la Unión, que pasará a ser un conjunto de Veintisiete y no de Veintiocho. El proceso no tiene precedentes y representa un reto importante que podría ser la primera brecha importante que se abre. 

Las primeras consecuencias económicas ya se han sentido en los mercados: las bolsas mundiales se han desplomado, agencias internacionales han rebajado la calificación de la deuda inglesa y la libra se ha depreciado. 

Pero más allá del primer varapalo económico, el riesgo de secesión de la Unión se ha despertado.

Anuncios
Anuncios

Hay ya países que han manifestado la idea de querer realizar un referéndum de permanencia en la Unión Europea, al igual que hizo el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, que ya ha anunciado su dimisión. 

En principio, los tres países en los que esta idea de preguntar a la ciudadanía ha cobrado más fuerza han sido Italia, Francia y Holanda. En los tres casos, son movimientos de derechas y populistas los que reivindican esta consulta. Su discurso se basa especialmente en la crítica a los inmigrantes. Argumentan que la Unión Europea da excesivo amparo a los refugiados y, de este modo, perjudica a los ciudadanos europeos y, además, pone en riesgo la seguridad dentro de sus fronteras. En estos tres países se han escuchado mensajes relacionando a los refugiados con los yihadistas. 

A la Unión le queda el importante reto de afrontar un posible efecto dominó que llevaría al fin del proyecto europeo.

Anuncios

Tendrá que hacer esto compatibilizando la soberanía de los países, la solidaridad europea y el contexto de #Crisis económica, ya de por si favorable a los populismos. Sin un plan de recuperación económica y sin disminuir el desempleo, será complicado convencer a los socios de que tienen que destinar una parte de su presupuesto a ayudar a los demás o a proyectos de cooperación internacional. 

En Reino Unido, pocos días desppués del resultado, ya ha habido reacciones. En principio, ha habido un importante movimiento ciudadano que ha pedido repetir el referéndum. Una parte de los que votaron a favor de salir de la Unión Europea han firmado un comunicado afirmando que se arrepienten de su decisión. Hay ya una recogida de frimas en marcha que, si llega a un número suficiente, obligará al Parlamento Británico a plantear el asunto de nuevo. 

Por otro lado, también se han reafirmado quienes votaron a favor del "brexit" e incluso han llegado a endurecer el mensaje anti-inmigración. Los medios de comunicación ingleses han mostrado fotografías de barrios en los que hay pancartas con insultos hacia los inmigrantes.

Anuncios

En concreto, animan con insultos a los polacos, que son una importante colonia en Reino Unido, a abandonar el país. 

Los jóvenes son los que más se han movilizado, pues en su mayoría votaron a favor de permanecer en la Unión. Critican que su futuro lo decidan los mayores y les impidan llevar una vida con perspectivas europeas, como desearían. 

Las elecciones municipales en Roma, una derrota para Renzi

Por primera vez, Roma tendrá una mujer alcaldesa