Una de las variables que han venido desarrollando una problemática y un reto para evitar que detone en violencia internacional, es el tema de la inmigración en el referéndum del brexit. De hecho, fue uno de los elementos que junto con el tema del poder adquisitivo y otros factores de índole económico, influyeron en la toma de decisiones del electorado. Al menos eso resulta así toda vez que eran temas de debate entre los promotores a favor o en contra del mismo. Después del resultado que se dio, se han disparado los actos de #Racismo por el tema migratorio, por ello el primer ministro David Cameron ha señalado: "No vamos a permitir crímenes de odio o este tipo de ataques" que en este siglo deberían de estar erradicados.

Anuncios
Anuncios

El punto es que aunque el primer ministro ha fijado su postura, ya el parlamento británico y europeo, empiezan a diagnosticar una problemática que lastimosamente irá creciendo con el paso de los días, semanas y meses: el racismo, y eso lo afirman debido al aumento que ha habido en el número de denuncias sobre incidentes racistas y xenófobos contra inmigrantes que se han presentado en estas últimas horas, de hecho, las autoridades responsables de recibir este tipo de denuncias han señalado que según registros estadísticos, desde el jueves ha habido un aumento del 57% en el número de denuncias de incidentes racistas lo cual resulta para ellos alarmante.

La tesis que permite plantear el aumento de acciones de racismo, además de los datos manifestados por las autoridades competentes y señaladas por el parlamento británico, es porque está claro que el resultado del referendo del jueves ha provocado un aumento de la hostilidad contra los inmigrantes y la verdad está planteando un tema y reto de gran magnitud, sobre todo porque esto podría replicarse en otros países lo cual vislumbra un escenario lamentable y de gran fricción para las ciudades que por sus características, desde años han recibido de manera política a seres humanos de otros países que buscan una mejor vida.

Anuncios

Los próximos días serán decisivos para que los líderes europeos tomen una postura frontal y eficaz sobre cómo van a revertir esta situación que verdaderamente está resultando muy complicada y que podría detonar fuertes actos de violencia. #Unión Europea