Algo increíble y que ha dado mucho de que hablar es la última acción del #Papa Francisco, que rechazó una donación enviada por el presidente de Argentina, Mauricio Macri, por un motivo que a muchos les parecerá absurdo y para otros tantos, tendrá sentido debido a la superstición.

De acuerdo con el portal Vatican Insider, el político envió una suma importante de 16,666,000 pesos argentinos, un equivalente a 1,211,000 dólares. Esto con el fin de apoyar la fundación educativa Scholas Occurentes, que cuenta con el apoyo del Sumo Pontífice. Sin embargo, Macri se llevó una gran sorpresa cuando recibió el cheque de vuelta, firmado por el mismo Jorge Mario Bergoglio.

Anuncios
Anuncios

El mismo traía adjunta una carta en la que se había escrito la siguiente posdata: “No me gusta el número 666”. Y es que al parecer, la presencia de estos tres dígitos en la cifra fue tomada como una broma de muy mal gusto por el papa, según Vatican Insider. Muchos se preguntan si esa es una razón de peso para no aceptar tan generosa donación.

No obstante, muchos ignoran que entre las aficiones del pontífice se encuentran los acrósticos y la numerología. Esta última, es una disciplina que se basa en los números para obtener diferentes interpretaciones, atribuyéndoles un significado concreto. Quienes están familiarizados con la religión católica, sabrán que es justamente el 666 el que se conoce como el número de la bestia, atribuido a la figura del demonio. Es por eso que mucha gente no ha cuestionado en absoluto la decisión del papa, cuestionándose incluso sobre si Macri habría enviado esa cantidad a propósito para tocar una fibra sensible.

Anuncios

Sin embargo cualquier rumor de hostilidad entre ambos mandatarios ha sido desmentida por la periodista Susana Malcorra, quien el 13 de junio investigó a fondo la situación en una reunión con el papa Francisco, a quien le preguntó por el incidente. Malcorra ha confirmado que las relaciones se siguen manteniendo cordiales entre ambos. Aunque esta es una anécdota que a ninguno se le va a olvidar por largo tiempo.