El 'embajador' no oficial de Corea del Norte en España, Alejandro Cao de Benós, ha sido detenido por la Guardia Civil en su domicilio de la provincia de Tarragona dentro de una operación relacionada con el #Tráfico de armas. En el desarrollo de esta operación también se ha detenido al compañero de piso de Benós y a otras nueve personas en distintas provincias. Todas ellas están siendo investigadas por su presunta implicación en una organización que compraba armas por internet para luego transformarlas (quitándoles el deflector y alterando la munición) y revenderlas ilegalmente.

La Unidad Central Especial número 3 (UCE3) del Instituto Armado ha llevado a cabo la operación bajo la orden de un juzgado de instrucción de Murcia, donde el cabecilla de la trama de venta ilegal de armas ha sido detenido.

Anuncios
Anuncios

Según el periódico 'El Mundo', Cao de Benós tenía tres pistolas detonadoras trucadas para su defensa personal, pero estaría al margen de la trama, ya que no está implicado en el comercio ilegal de las armas sino que las habría adquirido para su propia seguridad.

Alejandro Cao de Benós es el único 'representante' español del gobierno norcoreano y se autoproclama como el primer delegado occidental extranjero de la dictadura. Aunque el tarraconense no ejerce un cargo oficial, sí hace a veces de embajador y ostenta el puesto de 'Delegado especial del Comité de Relaciones Culturales en el extranjero de la República Popular Democrática de Corea', pero asegura no cobrar nada del régimen por acometer esta tarea. Este defensor a ultranza del régimen de Corea del Norte es conocido en España por pasearse por numerosos platós de televisión y por ofrecer, a través de Asociación de Amistad con Corea (KFA), sus servicios como intermediario con turistas para entrar y recorrer diferentes lugares del hermético país, eso sí, por un 'módico' precio que ronda los 2.500 euros.

Anuncios

Alejandro también ha sido enlace de numerosos periodistas en el Corea del Norte y, recientemente, le vimos también el Festival de Cine de San Sebastián junto a Álvaro Longoria, director de 'The propaganda game', un documental en el que durante seis días Longoria y sus cámaras recorrieron el reino de Kim Jong-Un de la mano de Cao de Benós y su acérrima defensa del régimen norcoreano.