La agencia de investigación de #Accidentes de Francia, BEA, ha anunciado este miércoles que se ha detectado una señal desde una de las dos cajas negras del vuelo 804 de EgyptAir, que se estrelló en el Mediterráneo el mes pasado. Rémi Jouty, director de BEA, ha detallado que la señal ha sido recogida por el equipo del buque de la marina Laplace. El Ministerio de Aviación de Egipto ha declarado previamente que las señales del barco francés Laplace procedían de los registradores del vuelo, aunque no precisó cuándo se han detectado exactamente las señales. Los pings emitidos por los datos de vuelo y las grabadoras de voz de cabina, conocidas como cajas negras, pueden ser recogidas aunque se encuentren a mucha profundidad bajo el agua.

Anuncios
Anuncios

El Airbus A320 de EgyptAir se estrelló con 66 personas a bordo, durante un vuelo de París a El Cairo el pasado 19 de mayo. Los equipos del barco Laplace han recogido las señales de los fondos marinos de la zona donde se buscan los restos, “lo que hace suponer que se trata de uno de los registradores de datos", han declarado fuentes egipcias. También han informado de que un segundo barco, el John Lethbridge, especializado en la búsqueda en aguas muy profundas, se uniría al equipo de búsqueda esta semana. El Lethbridge dispone de un robot capaz de bucear a una profundidad de hasta 3.000 metros para recuperar las cajas negras. El Laplace, que está equipado con dispositivos capaces de detectar las señales de localización emitidas por las cajas negras, se unió a la búsqueda de los registradores de vuelo el martes por la tarde.

Anuncios

El avión transportaba a pasajeros de diferentes nacionalidades, entre ellos 40 egipcios, incluyendo la tripulación, y 15 ciudadanos franceses. Los investigadores han estado buscando las cajas negras, que tienen suficiente batería para emitir señales durante un máximo de cinco semanas, a unos 290 kilometros al norte de la costa egipcia. El Airbus A320 volaba en un cielo despejado cuando se sacudió a la derecha, luego a la izquierda y finalmente giró 360 grados, lo que provocó su caída en el mar desde 11.582 metros. No hubo señal de socorro. #Unión Europea