El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha revelado esta semana cómo se realizaba el reclutamiento de mujeres jóvenes para incorporarlas a las tropas del #Estado Islámico, DAESH, por parte de una red yihadista desarticulada recientemente en Barcelona. El principal blanco de los reclutadores eran mujeres con problemas afectivos que intentaban refugiarse en la religión.

La célula estaba compuesta por los ciudadanos marroquíes Mostapha Touzani y su tío Abderraman Iaddaben. Touzani se encargaba de seducir a las mujeres y luego junto a Iaddaben las adoctrinaban hasta lograr, en algunos casos, que se embarcaran rumbo a Siria para integrarse a las filas de la organización islamista radical. 

Según el documento de procesamiento del magistrado Velasco, una vez que Touzani las enamoraba, les mostraba de forma sutil vídeos extremistas para lograr su atención y lograr que mostraran "avidez e inquietud" por la causa islamista.

Anuncios
Anuncios

Una vez que estuvieran radicalizadas, eran utilizadas como nuevos nodos de reclutamiento y acceso a la radicalización de otras mujeres. Uno de los medios digitales más utilizados por Touzani, residente en Barcelona, era la web "Isdarat", que proporcionaba material audiovisual de excelente calidad producido por DAESH. La página era de libre acceso hasta los atentados terroristas en París sucedidos en noviembre de 2015 que se cobraron la vida de ciento treinta personas. Posterior a los ataques, un grupo de hackers del colectivo "Anonymous" desmantelaron los dominios donde se alojaba la web.

El magistrado Eloy Velasco ha vinculado la participación de una de las mujeres reclutadas, Samira Yerou, con una segunda red de captación paralela a cargo de la ciudadana española Miriam El Hayadi. La segunda implicada creaba grupos cerrados a través de diferentes redes sociales a los que se accedía progresivamente y en virtud de un mayor grado de radicalización por invitación directa de la misma El Hayadi.

Anuncios

El grupo femenino de reclutamiento buscaba a través de la red social facebook a chicas con problemas afectivos y sentimentales que buscaban consuelo en la religión. El Hayadi tenía contemplado irse a Siria para alistarse en las tropas del Estado Islámico pero tras un primer intento fallido, planificó su instalación en Afganistán, de donde provenía su prometido. Según el informe, las mujeres radicalizadas muestran un profundo desprecio y sentimiento de odio hacia los europeos en general y particularmente contra los españoles a quienes denominaban "escoria franquista".

.

  #Terrorismo #Crónica Barcelona