Hablar de corrupción política se ha convertido en algo común en nuestros días y es que los casos delictivos de cargos políticos implicados se han vuelto algo tan normal que ya ni nos sorprende.

En España tenemos ejemplos de sobra y cada día surgen más ya que parece que las leyes se quedan "cortas" y no saben muy bien como poner una solución al problema.

Por el contrario en China han encontrado una solución radical.

La pena de muerte.

China ha aprobado la aplicación de la pena de muerte a políticos que cometan delitos de #Corrupción

El Tribunal Popular Supremo de China y la Fiscalía del Estado han hecho una revisión del código penal existente y han determinado que la pena de muerte podrá ser aplicable en casos donde el importe malversado sea superior a 410.000 euros (3 millones de yuanes). 

Asimismo, podrán ser juzgados los políticos, familiares o allegados que teniendo conocimiento de la realización de estas actividades ilegales no informen a las autoridades. Si el condenado colabora en la investigación la pena capital podrá ser conmutada por cadena perpetua.

Anuncios
Anuncios

Ya sea una medida disuasoria para dar ejemplo o una ley demasiado dura, China es país del mundo que realiza más ejecuciones. Aunque este número es un Secreto de Estado para el gobierno comunista, se estima que más de un millar de personas son ejecutadas todos los años en el país asiático.

La comunidad internacional no ha tardado en reaccionar ante esta nueva ley y, a pesar de su dureza, muchos países la ven con buenos ojos.

En lugares como México, Honduras o Colombia, que cuentan con graves problemas de corrupción entre la clase política, aprueban la pena capital y les gustaría que esta reforma del código penal llegase a la legislación de sus países.

Extrapolar esta norma a nuestro país sería algo imposible (ni siquiera contamos con penas de cadena perpetua para delitos graves) pero los ciudadanos esperan y desean que las leyes anti - corrupción existentes se endurezcan y que los culpables realmente paguen por sus delitos.

Anuncios

#Derechos Humanos