En esta ciudad característica del Medioevo, a un cervecero se le ocurrió construir una tubería de 3 kilómetros de largo, por la que fluirá cerveza a razón de 6.000 litros por hora. Xavier Vanneste dirige la cervecería de "La Media Luna", que es una parada que no puede faltar en cualquier tour a Brujas. Se encuentra en la plaza Walplein desde 1564 y uno de los principales problemas que enfrentaba, era la necesidad de tener cerca de la elaboradora, una planta de embotellamiento. La antigua ciudad de calles estrechas y edificios históricos, además de los canales que caracterizan a la que ha sido denominada “la Venecia del Norte”, hacía complicado el transporte de la cerveza que iba y volvía de la cervecería a la embotelladora, congestionando el de por sí dificultoso tránsito de Brujas.

Anuncios
Anuncios

Cuando el director de "La Media Luna”, presenció la instalación subterránea de cables en su ciudad, se preguntó si no sería una buena idea, construir un “cervesoducto” en Brujas. Todo lo necesario en cuanto a permisos y demás cuestiones administrativas fue superado y el proyecto comenzó a materializarse.

El “cervesoducto” es el sueño imposible de todo aficionado a esta bebida, que desearía tener en su casa un grifo por el que saliera cerveza. A  Xavier Vanneste, se le ocurrió comentar la idea, a los amigos de la cervecería, pidiéndoles colaboración económica. La respuesta fue rápida, pero interesada. Todos colaborarían, siempre y cuando la tubería tuviera grifos para servirse a gusto. El deseo de los amigos de Brujas hubiera sido demasiado, pero... el cervecero presentó distintas categorías de colaboración, que darían acceso a la misma variedad, de lo que llamaríamos reconocimientos.

Anuncios

Se podía acceder a grifos de bronce, plata y oro.

Por ejemplo, si la inversión era de 7.800 euros, durante el resto de su vida, el inversor podría recibir diariamente una botella de Brugse Zot. Xavier encontró a muchos dispuestos a seguirlo. El 10% del proyecto se financió de esa manera. El inversor más notable, es Philippe Le Loup, dueño de una casa de comidas de la ciudad, quien se entusiasmó con el proyecto, colaborando con 11.000 dólares para la tubería. La campaña de financiación fue apoyada desde Internet, y recaudó alrededor de 300.000 euros.

La tubería ahorrará el paso diario por la ciudad de cientos de camiones transportadores. El medio ambiente agradecido y Brujas seguirá teniendo entre sus atracciones turísticas la vieja cervecería, con modernas maquinarias de elaboración y la soñada tubería de cerveza.

El director de la empresa contó a CNN, un detalle importante de mencionar, es que el “cervesoducto”, transportador del preciado líquido, está construido con caños de polietileno. Éste material es más resistente que el acero, lo que asegura la imposibilidad de extracciones, o "fugas" desde la misma.

La cerveza comenzará a circular por los ductos subterráneos de Brujas, cuando se inaugure la tubería, durante el próximo otoño. #Ecología #Emprendedores #Vinos