Unos bombarderos talibanes han atacado un convoy de la policía afgana fuera de la capital de Afganistán, Kabul. Han fallecido al menos 30 personas y han resultado heridas otras 50, según han informado las autoridades.

Dos bombas alcanzaron un convoy de autobuses que transportaba a unos graduados de una ceremonia en la periferia oeste de la ciudad. El gobernador del distrito, Paghman Musa Kahn, ha informado que al menos dos de las personas fallecidas eran cadetes de la policía. Los cadetes regresaban a Kabul después de estar en el centro de formación de la provincia de Wardak, estaban a punto de obtener la licencia.

El atentado ha sido reivindicado por los talibanes y ha sido la continuación del ataque a un autobús que tuvo lugar hace una semana.

Anuncios
Anuncios

En dicho ataque murieron 14 personas.

Un portavoz talibán ha explicado que este último ataque comenzó con una bomba atacando el convoy de autobuses. Cuando los equipos de rescate empezaron a llegar para atender a las víctimas, guiaron un coche cargado de explosivos hacia allí.

Los principales objetivos de los talibanes son el gobierno de Afganistán, las organizaciones internacionales y los militares extranjeros, pero en particular sería la fuerza del ejército y la policía afgana.

Ha habido muchos ataques a la policía afgana, incluso cuando los agentes de policía estaban desarmados. Seguramente es porque son un objetivo más suave que el ejército, ya que el ejército usa vehículos blindados y armas más ligeras que la policía.

Desde hace un tiempo los talibanes están tratando de aumentar sus ataques, sobre todo desde que tienen un nuevo líder.

Anuncios

Han aparecido los grandes ataques en los titulares de los noticiarios, pero ha habido muchos ataques frustrados que no se han dado a conocer.

Normalmente en esta época del año aumenta la violencia talibán, pero según los datos recogidos este año hay un aumento muy inusual en varias de las provincias. Además, la policía también está luchando contra el grupo del Estado Islámico, lo que hace que sea mucho más difícil controlar los ataques de los talibanes. #Terrorismo