En Múnich la conocida casa de subastas Hermann Histórica, abrió una sesión titulada, “Hitler y los líderes nazis, una mirada única al interior del mal". La misma se llevó a cabo el sábado pasado, subastando objetos de Hitler, Eva Braun y Hermann Göring. La identidad de los 50 postores que asistieron, formando un selecto grupo, se mantuvo en el anonimato. La casa no dio a publicidad la lista de objetos subastados, en su página Web, y se mantuvo en esa actitud, aún ante el pedido de algunos periodistas que se especializan en el tema. Eso no evitó que el diario alemán "Bild", tuviera allí a dos de sus periodistas, presenciando la subasta. 

El tabloide de Berlín, publicó en parte del título de la noticia, lo siguiente, "En Múnich, la subasta más polémica y más repugnante del año se llevó a cabo a partir de una colección privada de 169 reliquias nazis ..." Los lotes provinieron del urólogo estadounidense John K.

Anuncios
Anuncios

Lattimer, que los obtuvo durante el juicio de Núremberg, cuando asistía a los jerarcas nazis. El médico falleció en 2007 y fue su hija quien los puso, en manos de Hermann Histórica.

La lista que se pudo obtener de la subasta, contaba entre otros con: la última chaqueta militar de Hitler, pantalones del führer, una radiografía de su cabeza; un gorro de piel y un valioso reloj de Göring, junto con un pastillero de bronce, que contuviera la cápsula de cianuro con la que se suicidó el mariscal de Hitler, horas antes de ser ejecutado.  Entre los lotes más extraños se pueden nombrar a, un trozo de la cuerda con la que el 15 de octubre de 1946, fueron ahorcados algunos de los jerarcas que acompañaron a Adolf Hitler en el genocidio judío, y unos calzoncillos de seda de Göring. 

El comprador estrella fue un hombre vestido de negro con gorra y botas de ese color, que supuestamente es argentino, y que ganó todas las pujas en las que se involucró.

Anuncios

La lista enumerada en el párrafo anterior podría nominarse como la de sus adquisiciones. Según sus dichos, compró para un museo de su país, pero no aclaró el nombre del mismo. El importe por el que compraron, tanto el anterior como otro argentino presente en la sala, ascendió a la suma de 600.000 euros. Durante la subasta tanto uno como el otro , se turnaron en el uso de la tarjeta identificadora con el número 88, que para los nazis tiene un significado que conocemos, ya que 8 es el lugar dentro del orden alfabético, que ocupa la letra H. El 88 simboliza la frase "Heil Hitler". El "Bild" recuerda que algunos nazis escaparon a la Argentina, donde se refugiaron después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que se especula, que la compra también podría ser para un coleccionista privado. #Secreto #Racismo #Historias