Al menos 14 personas han muerto cuando hombres armados han irrumpido en un hotel en la capital de Somalia y se llevaron un número indeterminado de huéspedes del hotel como rehenes, según ha explicado la policía. Además, una enorme explosión ha sacudido la capital de Somalia este sábado por la tarde cuando un atacante suicida ha detonado un coche bomba, antes de que varios militantes entraran en el edificio, han explicado las mismas fuentes. El coche bomba ha sido detonado a las puertas del hotel y se ha oído una segunda explosión en el interior del edificio.

El oficial de policía Mohamed Hussein ha declarado que los atacantes "tomaron posiciones detrás de muros de sacos de arena y la lucha sigue en curso ".

Anuncios
Anuncios

Ali Mohamud, que logró escapar, ha declarado que comenzaron a disparar al azar a los huéspedes. Al-Shabaab, un grupo terrorista vinculado a Al Qaeda, son los sospechosos inmediatos tras una serie de ataques similares en hoteles por parte de sus miembros. "Comenzaron con una bomba suicida y luego irrumpieron en el hotel. Ahora están en el interior y el intenso intercambio de disparos continúa," ha declarado Nur Farah. "Es demasiado pronto para dar detalles." Al igual que otros grupos islamistas, Al-Shabaab intensifica a menudo sus ataques durante el mes sagrado musulmán del Ramadán, que se celebra ahora.

Ha habido varios ataques contra hoteles en Somalia y otros países de África, donde los grupos islamistas están activos, en especial en aquellos establecimientos donde se alojan turistas extranjeros, políticos y diplomáticos.

Anuncios

En Mogadiscio, al menos 15 personas murieron en un ataque contra el hotel Ambassador a principios de este mes, el hotel la Liga Juvenil somalí fue blanco de los atacantes en febrero y también fueron atacados un restaurante en la playa Lido en enero y el hotel Palace Jazeera en julio de 2015. Al -Shabaab, que está luchando contra una insurgencia con el objetivo de derrocar al gobierno de Somalia, fue expulsado de Mogadiscio por la fuerza de la Unión Africana AMISOM en 2011. #Terrorismo #Estado Islámico