Este jueves un Tribunal Militar ha condenado en El Cairo a ciento ochenta y siete personas a cadena perpetua. Se trata de seguidores del derrocado presidente Mohamed Mursi (El-Adwah, 1951) que participaron del asalto armado contra los campamentos de protesta en dos plazas de la capital egipcia en el 2013.

Incitación a la violencia, ataques contra la propiedad pública y bloqueo de tráfico han sido los cargos con que la Fiscalía ha acusado a los condenados. Los asaltos contra las plazas de Rabaa al Adawiya y Nahda dejaron la suma de 1.150 muertos según datos proporcionados por Human Right Watch. El Gobierno reconoció públicamente solo novecientos homicidios.

Anuncios
Anuncios

A principios de Mayo el tribunal militar condenó también a 144 jóvenes de entre 15 y 25 años a la misma pena.

La Constitución aprobada en el 2014, otorga al Ejército derecho para enjuiciar a civiles por ataques contra la propiedad pública, lo que se ha traducido en el envío a prisión de miles de manifestantes por actos considerados como ilegales por los tribunales militares. Los encarcelamientos han sido denunciados por decenas de Organismos No Gubernamentales internacionales debido a la falta de transparencia. Tras el derrocamiento de Mursi, cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes han sido asesinados en las represiones a sus protestas. El gobierno de Abdelfatá al Sisi, que ganó las elecciones sin apenas oposición en las presidenciales efectuadas tras la caída de Mursi, iniciaron una campaña contra los Hermanos Musulmanes y los grupos revolucionarios que participaron del derrocamiento del dictador Hosni Mubarack en 2011.

Anuncios

El Golpe de Estado se produjo el 3 de Julio de 2013 tras el ultimátum de al Sisi a Mursi cuando era presidente del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas suspendiendo la constitución. El suceso fue una respuesta a las protestas iniciadas el 29 de junio de ese año por miles de manifestantes que se tomaron la PlazaTahrir en el centro urbano del Cairo para reclamar a Mursi la dimisión inmediato por en enorme malestar social y económico.

Lea también Hillary Clinton en pie de guerra contra Donald Trump y  Donald Trump, un Calígula Moderno.     #Derechos Humanos