No es la primera vez que es noticia este tipo de sucesos, sin ir más lejos la semana pasada, dos leones fueron matados a tiros en un zoológico en Chile, porque un hombre saltó a su recinto en un aparente intento de suicidio. Este sábado ha vuelto a suceder. Las autoridades del zoológico de la ciudad estadounidense de Cincinnati, han disparado a matar a un gorila, después de un niño de cuatro años de edad, cayese en su recinto. El menor subió a través de una barrera y cayó al foso, donde el gorila le agarró y le arrastró. El director del zoológico Thane Maynard, explicó que el equipo tuvo que tomar una difícil decisión, para salvaguardar la vida del menor.

Anuncios
Anuncios

Tomó la decisión de disparar al gorila de 180 kg, porque la situación era peligrosa para la vida del menor. La otra opción, un tranquilizante, no habría tenido un efecto suficientemente rápido. Añadió que aunque el niño no estaba siendo atacado, sin duda estaba en riesgo. Dos gorilas hembras del recinto no se acercaron al niño y resultaron ilesas.

Estamos todos devastados que este trágico accidente que provocó la muerte de un gorila .Esta es una gran pérdida para la familia zoo y la población de gorilas en todo el mundo.

El zoológico Cincinnati ha cerrado temporalmente su exhibición de gorilas tras el incidente del sábado.

El niño cayó desde unos 3 metros al foso. El video muestra como el niño es arrastrado por una fosa poco profunda. El gorila luego se detiene, con el niño debajo de él y le mira desafiante.

Anuncios

Según los informes, el niño durante unos 10 minutos fue arrastrado, por Harambe, un Gorila macho de 17 años. Harambe nació en cautiverio en Texas y se trasladó a Cincinnati en 2014, donde se esperaba que pudiera ser parte de un programa de cría. El zoológico Cincinnati ha tenido el mayor número de Gorilas nacidos en los EE.UU..

El menor fue trasladado a un hospital local y aunque no hay información sobre su condición, ha sido dado de alta, se cree que se recuperará.

En un incidente similar tuvo lugar en 1986 en la isla de Jersey, un niño de 5 años, cayó en un recinto de los gorilas. Perdió el conocimiento y un gorila espalda plateada llamado Jambo montó guardia sobre él, protegiéndolo de otros gorilas y acariciando su espalda. Cuando el muchacho despertó se puso a llorar y los gorilas se retiraron, lo que permitió a su cuidador Levan Merritt, rescatar al niño. Se llegó a pagar por una estatua de tamaño natural de Jambo 26.000 Dólares en una subasta y hasta apareció en los sellos de Jersey.

La subespecie habita en las selvas tropicales de las tierras bajas occidentales de África occidental y es la más numerosa, aunque no se conocen cifras exactas. Hay más de 500 en zoológicos de todo el mundo. #Animales #Accidentes #Infancia