Un hospital materno situado en una zona controlada por el Gobierno de Alepo ha sido gravemente dañado por el fuego de cohetes, matando al menos a tres personas, según la agencia estatal de noticias. Se trata del sexto ataque que afecta a un centro médico en casi dos semanas de intensos combates que han dejado más de 250 muertos y a la antigua ciudad al borde de una catástrofe humanitaria.

Un proyectil ha alcanzado el tanque de combustible de un vehículo militar cerca del hospital Al-Dabeet, que ha explotado y dañado gravemente el edificio. Imágenes del hospital muestran que muchas de sus ventanas habían sido destrozadas por la explosión.

Anuncios
Anuncios

El gobierno sirio explicó que al menos 14 personas habían muerto y varios resultaron heridos en ataques rebeldes en toda la ciudad. Activistas hablan de dos muertos en los barrios rebeldes. El ataque de Al-Dabeet se ha producido días después de que el gobierno de Bashar al-Assad destruyera un hospital apoyado por el Comité Internacional de la Cruz Roja y Médicos sin Fronteras en un ataque aéreo, matando al último pediatra que queda en manos de los rebeldes al este de Alepo.

Desesperación entre la población

El incesante bombardeo indiscriminado de las fuerzas gubernamentales y los bombardeos en represalia por parte de los rebeldes han empeorado la crisis humanitaria que vive la ciudad. Hace diez días, el régimen de Assad lanzó un ataque feroz destinado a cortar las líneas de suministro rebeldes, lo que puso fin a una débil tregua negociada por Estados Unidos y Rusia que estaba destinado a allanar el camino para las conversaciones de paz.

Anuncios

Los residentes de este y el oeste de Alepo, divididos entre la oposición y el régimen, describen la creciente desesperación de la población en medio de la lucha implacable en una de las ciudades más antiguas del mundo, ahora una sombra de su antigua gloria. Abu Ali, un residente en la zona controlada por la oposición de la ciudad, ha detallado cómo su hijo había muerto dos días antes en un ataque del gobierno. Un proyectil disparado desde el oeste de Alepo había perforado su hogar en Haydariya. #Terrorismo #Estado Islámico #Siria