Luego de una extenuante reunión en el senado de #Brasil, y con 55 votos a favor y 22 en contra; se aprobó dar comienzo al juicio político contra Dilma Rousseff,  y como consecuencia la presidenta quedará suspendida de su cargo durante un periodo de 180 días.

La gran crisis política del país en los últimos tiempos ha sumergido a los brasileños en una profunda incertidumbre acerca del rumbo que tomará el país. Sin embargo, la aprobación del juicio contra la presidenta era muy probable y no fue sorpresa para muchos.  

El actual vicepresidente, Michel Temer;  considerado por la mandataria como un “traidor”, será el que asumirá el cargo de la presidencia de forma interina.

Anuncios
Anuncios

Aunque para muchos, ésta idea no les resulta del todo simpática, ya que al político también se le ha acusado de infringir la ley por presuntos delitos cometidos en el tan mencionado caso de Petrobras, Temer se encargará de tomar las riendas del país mientras se lleva a cabo el juicio contra la presidenta.

Dilma Rousseff no es llevada a juicio  por los actos de #Corrupción de Petrobras, que tanto la han puesto en la mira. A la mandataria se le acusa de haber maquillado el presupuesto, para tapar gastos públicos que nunca fueron aprobados por el congreso.

Ahora en el juicio, se decidirá si Rousseff continuará en su cargo o será destituida. Si dos tercios de la cámara alta la consideran culpable de los delitos que se le acusan, Rousseff  dejará definitivamente de ser la presidenta de Brasil, y de esta forma Michell Temer pasaría a ser el presiente hasta el año 2018.

Anuncios

  

Se espera que la presidenta de declaraciones a través de los medios de comunicación, luego de esta decisión tomada por el senado. Pero, en su cuenta oficial de Facebook se puso de manifiesto su defensa rápidamente: “Es golpe. Sin poder apuntar el crimen cometido, el Senado Federal decidió apartar a la presidenta Dilma y proseguir con la acusación. El Ministro José Eduardo Cardozo, destacó que se está cometiendo una injusticia histórica, en que los procedimientos, como el derecho de defensa, se utilizan para ofrecer legitimidad a un proceso que rasga la Constitución”. #Gobierno