La cantante irlandesa Sinéad O'Connor se encontraba en paradero desconocido desde el pasado domingo por la mañana. Nada se sabía de O'Connor desde que salió a dar un paseo en bicicleta alrededor de Wilmette, cerca de Chicago. La policía fue alertada de su desaparición y se activó el protocolo de posible suicidio, atendiendo al historial psiquiátrico y a las extrañas conductas de la cantante.

En el año 2003, Sinéad fue diagnosticada de trastorno bipolar, una enfermedad mental que ha marcado los últimos años de la vida de la cantante irlandesa, aunque ya desde su infancia ha reconocido arrastrar traumas y vivir una adolescencia llena turbulencias marcada por la separación de sus padres, maltratos físicos, internados e intentos de suicidio.

Anuncios
Anuncios

A los 33 años O'Connor intentó quitarse la vida y ha lanzado en otras ocasiones mensajes alarmantes publicando en redes sociales supuestas notas de suicidio. Una de las últimas llamadas de atención ocurrió en noviembre de 2015, cuando Sinéad publicó en Facebook que se había tomado una sobredosis. Finalmente, la historia no pasó a mayores, ya que la policía la encontró a salvo y la trasladó a un centro hospitalario.

En esta ocasión, no se sabe la causa de la desaparición temporal ni qué hacía la cantante en Wilmette, donde no tenía compromiso alguno ni residencia. A través de de la agencia Reeuters se ha hecho pública una nota de prensa en la que la Policía de Chicago confirma que la cantante ha sido hallada en buen estado. Al parecer, el temor por que  algo le hubiera sucedido tiene su origen en otra reciente llamada de atención de Sinéad a través de las redes sociales, donde lanzó un inquietante mensaje a su hijo mayor Jake (28 años).

Anuncios

El revuelo mediático de O'Connor viene además potenciado por la acusación, hace unas semanas, que la cantante lanzó hacia el actor Arsenio Hall. O'Connor lo acusó de haber suministrado drogas a Prince, recientemente fallecido. Por su parte, la semana pasada, Hall interpuso una demanda por difamación contra Sinéad y le reclama 5 millones de dólares. #Estados Unidos #Música #Euro2016