Donald Trump acaba de alcanzar la cifra de delegados suficientes para ser el vencedor en la convención nacional de Partido Republicano y conseguir así su nominación para ser el próximo presidente de los #Estados Unidos al ser matemáticamente imposible ninguna candidatura alternativa.  

El empresario ha conseguido alcanzar hoy la cifra de 1.237 apoyos tras ir sumando victorias en las primarias de diversos estados clave en la carrera hacia la presidencia. Concretamente el multimillonario suma ya 1.238 delegados según informa la página web Real Clear Politics despues de que algunos representantes conservadores que no estaban vinculados a ningún candidato se decantaran por Trump.

Anuncios
Anuncios

El presumible candidato republicano ha realizado una campaña dura en la que ha ido eliminando uno a uno a los otros 16 aspirantes republicanos. Los últimos en rendirse ante Trump han sido Ted Cruz y John Kasich ambos partían a priori con más opciones que el magnate. Nadie se atreve a pronosticar con toda seguridad de que pasará pero salvo un giro inesperado de última hora Donald Trump será el candidato del Partido Republicano en las próximas #Elecciones del 8 de noviembre.

Hillary Clinton encabeza la carrera en el Partido Demócrata

En el Partido Demócrata la batalla por ser el candidato a la presidencia del gobierno está igualada entre Clinton y Sanders pero recientes escándalos podrían provocar un giro inesperado en los acontecimientos. Hillary está siendo investigada por utilizar su correo electrónico personal mientras desempeñaba el puesto de secretaria de estado durante el anterior gobierno de Barack Obama.

Anuncios

Esto unido a otras polémicas de menor calado ha provocado que la que fuera primera dama haya perdido gran parte del favor mediático. 

Una reciente encuesta sobre la popularidad de los posibles candidatos a la presidencia situaba en un empate técnico a Hillary Clinton y a Donald Trump y a todo esto tenemos que añadir el debate interno que viven los demócratas se ha tornado cada vez más sesgado entre los partidarios de Clinton y de Sanders lo que podría provocar que la inminente Convención Nacional será complicada.