En la multicultural sociedad londinense, fue casi normal la candidatura de este abogado musulmán, proveniente de una familia humilde, cuyo padre fue conductor de autobús y su infancia y adolescencia transcurrieron en un barrio de viviendas sociales.

El oponente más calificado de Sadiq Khan, y uno de los señalados como posible ganador  de esa elección fue el millonario judío Zac Goldsmith, candidato del partido conservador. Entre ambos no existían grandes diferencias en cuanto a propuestas electorales, de manera tal que la discusión de campaña nunca estuvo enfocada en cuestionarlas o discutirlas, sino que se desarrolló en  lo que deberíamos llamar una campaña sucia, en la que Goldsmith atacaba a Khan, por su supuesta relación con el extremismo, ya que por su profesión tuvo como clientes algunos musulmanes acusados de esa ideología; incluyó además cartas a los votantes, acentuando la pertenencia de Khan a su grupo étnico. Esta metodología fue criticada incluso por personajes importantes de su propio partido.

Anuncios
Anuncios

La hermana periodista del candidato conservador, declaró su tristeza por el enfoque que Goldsmith, le dio a su campaña.

 El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, consideró también que los dichos del tory produjeron indignación incluso en muchos electores conservadores, volcando las preferencias hacia Sadiq Khan.

Según Fernán González, para  DW Noticias, el triunfo del candidato laborista es sobre todo simbólica, ya que es la primera vez que los musulmanes, "que constituyen el 13% de la población de Londres, se ven representados en un puesto de tanta visibilidad", "él será un modelo para los hombres de su religión que se sienten marginados”. Algunos analistas creen que será una mala noticia, para otros es un reflejo de progreso social,  para los extremistas ya que Khan demostrará que un hombre de su raza y religión y origen social, puede llegar a un lugar de influencia como funcionario ejecutivo de la capital británica.

Anuncios

Si bien este hombre, así como otros musulmanes, ha ocupado altos cargos políticos por el laborismo, " este triunfo ha tenido gran resonancia" y será una notable influencia para los jóvenes musulmanes que se sienten discriminados incluso por la política inglesa. 

El nuevo alcalde afirma que gobernará para los practicantes de todas las religiones representadas en la "multiteísta" capital del Reino Unido y que apoyará a David Cameron por la permanencia de su país en la #Unión Europea, dejando atrás anteriores rivalidades.

Fueron impresionantes sus primeras palabras en el marco de la catedral anglicana  del barrio de Southwark, donde este primer musulmán alcalde de Londres decidió asumir simbólicamente su cargo: “Mi nombre es Sadiq Khan y soy el alcalde de Londres". #Gobierno #Elecciones