La ciudad de la que hablamos hoy, se llama Kiruna y está ubicada justo más hacia al norte de Suecia, en lo que viene siendo en pleno Ártico. Cuenta con un área de extensión de unos 20.000 km2 lo que hace que sea el segundo municipio más grande del planeta. La historia que luce de forma íntima esta localidad, está completamente relacionada con la minería del hierro. Fue allí donde LKAB presentó su fundación del asentamiento el pasado año 1900 para así hacer la explotación de grandes minas que rodean toda la población.

La idea de la construcción fue planificada por el arquitecto que respondía al nombre de Per Olof Hallman, quien había diseñado hasta el último detalle, expresamente para que fuera capaz de poder soportar las extremas bajadas de temperaturas, así como los fuertes vientos polares que allí se viven a diario.

Anuncios
Anuncios

Con la pretensión de que todos los mineros se sintiesen lo más cómodos posible durante sus jornadas. Bajo la premisa de todos los servicios sociales requeridos, entorno cómodo, inclusive siendo conscientes de que durante la mitad del año aproximadamente no brilla ni un solo rayo de sol en la ciudad.

El pasado año 1907, se celebró la inauguración de un tranvía, el cual haría permisivo que todos los trabajadores pudieran trasladarse de sus hogares hasta el trabajo sin fallecer a causa del frío. La ciudad no tenía una población fija, eran prácticamente todos empleados. Parecía estar totalmente planificado al milímetro, pero hubo un detalle con el que no habían contado.

Kiruna está rodeada por dos montes, ‘’El Kiirunavaara y el Luossavaara’’. En la fundación de la población los montes ya contaban con sendas de minas, pero actualmente sólo se excava la de Kiirunavaara, que es la de mayor profundidad de todo el mundo, llegando alcanzar los 1600 metros.

Anuncios

19000 ciudadanos son con los que cuenta en la actualidad Kiruna. La cual continúa su desarrollo activo enfocado en la enorme mina. Pero el mismo motivo que dio lugar a su inauguración con feliz augurio y, buenos propósitos, pronto, llegará a concluir.

Más de un largo siglo de actividad, habiéndose retirado aproximadamente mil millones de toneladas de hierro. Un dato que provocó un anómalo geológico al que se conoce como ‘’subsidencia’’. Pues el terreno en el cual está asentada dicha ciudad, se está cediendo debido al exceso de movimiento en sus tierras a causa de las incansables extracciones.

Son muchos los edificios que se encuentran en un estado precario, llegando hasta el punto de hundirse en algunas de las partes de los mismos. Así es que, las autoridades de Suecia, ordenan que la única solución es ‘’hacer mudanza a otro terreno con mayor seguridad’’.

Son varias las propuestas recibidas, alrededor de 57 estudios minuciosos de arquitectura de diferentes profesionales de todo el mundo. Pero sólo las empresas White Arkitekter y Ghilardi + Hellsten fueron las que dieron en el clavo con un proyecto al cual han llamado ‘’Kiruna 4-ever’’. #Google #Accidentes