En lo que fue una visita histórica, el presidente Barak #Obama estuvo en Hiroshima, para rendir un homenaje a las 144.000 personas fallecidas luego de la explosión de la primera bomba atómica detonada el 6 de Agosto de 1945. El presidente Obama, con su presencia en Hiroshima se convirtió en el primer presidente estadounidense en visitar la ciudad luego del bombardeo con armas nucleares ordenado por Harry S. Truman, presidente de #Estados Unidos en ese momento.  

En un acto solemne, en el Parque Memorial de la Paz y acompañado por el ministro japonés Shinzo Abe, el presidente comenzó su discurso. “En una mañana clara y sin nubes la muerte cayó del cielo”, refiriéndose aquel día nefasto cuando el poder del arma nuclear Little Boy arrasó con la ciudad de Hiroshima.

Anuncios
Anuncios

El presidente estadounidense  con sus palabras logró llevar  un mensaje de paz e intentó promover el desarme de armas nucleares. El mandatario norteamericano expresó que la memoria de las víctimas no debe olvidarse porque alimenta nuestra imaginación, nos permite cambiar y nos da esperanzas sobre un futuro mejor”.

Luego de su discurso colocó una ofrenda floral en el Memorial de la Paz en honor a las víctimas, y se entrevistó con algunos de los sobrevivientes que asistieron al evento.

Entre ellos estuvo Sunao Tsuboi, de 91 años y Shigeaki Mori, de 79 años; que tenía apenas 8 años cuando la bomba estalló.

Las cámaras grabaron cuando el presidente Barak Obama se acercó y conversó con estos dos sobrevivientes. Obama se aproximó primero a Tsuboi, con quien sostuvo una corta charla al parecer amena.

Anuncios

“Sostuvo mis manos hasta el final. Estuve a punto de pedirle que me soltara las manos, pero no dejaba de hacerlo. Creo que es una persona muy sincera o tiene el corazón para ser solidario con los demás”, dijo Tsuboi.

Luego, Obama fue hasta Shigeaki Mori y le estrechó la mano para luego brindarle un abrazo emotivo que produjo en el hombre algunas lágrimas.

El presidente no pidió disculpas como algunos deseaban que pasara. No era la intención juzgar la decisión del presidente Truman al ordenar las detonaciones, pero si rechazó los estragos causados por la bomba. A la vez, aclaró que todo dirigente tiene que tomar decisiones muy difíciles, sobre todo en tiempo de guerra.

 

 

 

  #Crisis