El presidente Obama se convertirá en el primer presidente estadounidense en visitar Hiroshima, Japón. Así lo anunció este pasado martes la Casa Blanca, haciendo una parada este mismo mes en el sitio donde #Estados Unidos arrojó una bomba atómica al final de la Segunda Guerra Mundial.

La visita ha sido muy debatida en la Casa Blanca durante meses, ya que el presidente planeó un viaje a Vietnam y Japón. Barack #Obama lleva consigo todo el peso de los Estados Unidos, que se resiste a ser visto disculpándose como débiles por ese capítulo de la historia de América.

"No va a pensárselo dos veces, la decisión de utilizar la bomba atómica al final de la Segunda Guerra Mundial tampoco se paró a pensar".

Anuncios
Anuncios

Así lo dijo Benjamin J. Rhodes, su vicetesorero de seguridad nacional de la comunicación estratégica, comunicó en un blog el Medium. "En cambio, se ofrecerá una visión hacia el futuro centrado en nuestro futuro compartido".

"Al hacer esta visita, el presidente va a sacar a la luz en el tremendo y devastador costo en vidas humanos de la guerra", añadió el Sr. Rhodes en la entrada del blog. Las críticas hacia Obama, a menudo lo han acusado de hacer una "gira de disculpa", durante el primer año de su presidencia. Señalando sus viajes a Oriente Medio y Europa durante ese período, cuando él dio una serie de discursos para reconocer los errores del pasado de los Estados Unidos, y tratando de reconstruir los lazos deshilachados al final de la administración de George Bush.

Pero los asesores del presidente dicen que un viaje a Hiroshima está en consonancia con su énfasis en la reducción de la propagación de las armas nucleares, incluso a través de un acuerdo concluido el año pasado, dice de levantar las sanciones a Irán a cambio de nuevas restricciones a la capacidad de Irán de desarrollar una bomba nuclear.

Anuncios

Las autoridades japonesas evitan cualquier referencia a si vieron la visita como equivalente a una disculpa de Estados Unidos. El Primer Ministro Shinzo Abe ha enmarcado este momento como una oportunidad para honrar a los muertos y apoyar la causa del desarme nuclear.