En un lluvioso domingo Ángela Merkel y Françoise Hollande, se reúnen para homenajear a los 300.000 caídos en la batalla de Verdún, la más sangrienta de la historia de la Primera Guerra Mundial. Francia  ganó esa batalla, aunque suele decirse que allí "solo ganó la muerte".

En el centenario de la célebre batalla que se prolongó desde  febrero de 1916, hasta diciembre del mismo año, los líderes de Alemania y Francia se reúnen en el cementerio de Consenvoye, a pocos kilómetros de Verdún. En 1984, también se reunieron allí, François Mitterrand y el ex canciller Helmut Kohl, ambos se tomaron de la mano para encarnar la reconciliación y la paz entre ambas naciones.

La reconciliación se planteó por primera vez en el año1932, frente al osario de Douaumont, donde descansan los restos 130.000 soldados desconocidos, alemanes y franceses.

Anuncios
Anuncios

Parte de la ceremonia que se desarrolla en el día de hoy, consistirá también en la visita a ese lugar. Contará con la presencia de miles de jóvenes que llegarán desde distintos lugares de Francia y Alemania, y extras con los uniformes de la época, de ambos países. Ésto último en un montaje cinematográfico dirigido por el cineasta alemán Volker Schlöndorff, cuyo padre participó como enfermero en la batalla.

Durante la ceremonia se escuchará la 7ª sinfonía de Beethoven. Un marco imponente, en momentos en que Francia y Alemania ejes de la #Unión Europea, deben tomar importantes decisiones.

Ambos países, en la actualidad enfrentan momentos difíciles para Europa. Las no coincidencias en cuanto a política migratoria y la diferencia de opinión referente a los eurobonos, son de urgente resolución.

Anuncios

Alemania se opone a los eurobonos, en coincidencia con varios líderes europeos. En tanto que Paris adhiere a la toma mutualizada de deuda y la emisión de bonos de la Unión. Hollande cuenta en esta propuesta, con el  respaldo  del primer ministro belga Elio Di Rupo, y el canciller austríaco Werner Faymann. La posibilidad del debilitamiento de la Unión Europea, con la salida del Reino Unido, es un tema que Francia y Alemania deberán equilibrar con una firme unión. El populismo creciente, que se mueve insistentemente en varios países y muestra sus avances en las contiendas electorales, se ve reforzado por la oleada anti inmigrantes y los partidos nacionalistas que marcan su firme presencia  en la UE.

La mayor parte de los países europeos se enfrentan a revueltas sociales; Francia es uno de los mayores exponentes, con la reacción social a la reforma laboral de Hollande; la ciudadanía de Grecia Y Bélgica sale constantemente a las calles para pedir reivindicaciones. España y Portugal también sufren el descontento popular. La muerte del bipartidismo acecha a Europa. #ONU