El presidente de #Venezuela, Nicolás Maduro, ha declarado el estado de emergencia, horas después de que funcionarios de inteligencia de Estados Unidos advirtieran que el país sudamericano podría estar al borde de la desintegración. Maduro ha declarado que tiene todos los poderes para “estabilizar el país” y hacer frente a las amenazas tanto nacionales como internacionales. El presidente no dio detalles de cómo pretende utilizar dichos poderes.

El país está luchando contra la creciente inflación, una economía en contracción, la escasez crónica de alimentos, y los cortes de energía. De hecho, los funcionarios públicos trabajan de momento dos días a la semana y Maduro ha pedido a las mujeres que dejen de usar el secador para ahorrar electricidad.

Anuncios
Anuncios

El presidente se ha comprometido a llevar a cabo su mandato que debe concluir en 2019, pero funcionarios de inteligencia de Estados Unidos declararon a periodistas en Washington que parece cada vez más improbable que Maduro puede mantenerse en el poder. Maduro, izquierdista cercano al expresidente Hugo Chávez, llegó al poder después de que el fundador de la "revolución bolivariana" de Venezuela muriera de cáncer. Pero le falta el carisma de Chávez. El ex conductor del autobús podría sufrir un "golpe de palacio" por parte de los colegas frustrados por su manejo del legado de Chávez o incluso un golpe militar directo, según han informado varias fuentes.

La inflación podría elevarse al 700%

La declaración de estado de emergencia por 60 días, llegan después de una semana en la que han tenido lugar manifestaciones con diversos incidentes.

Anuncios

Los manifestante han lanzado piedras y los policías han disparado gases lacrimógenos. El mayor problema de Venezuela es la economía, que se contrajo el año pasado y se prevé que se reduzca en un 8% este año. La inflación ya está en los tres dígitos y se espera que se eleve sobre un 700% este año, lo que podría dejar el gobierno demasiado falto de dinero para pagar incluso la impresión de dinero nuevo. #Crisis