A pesar de la forma en que se titula en los diarios argentinos, de  la reunión en la casa Rosada, en la que las 11 sillas asignadas a los sindicalistas se mostraron vacías, no emergió ningún acuerdo entre los empresarios y el #Gobierno argentino, en el que una tregua en los despidos sería el compromiso entre un gobierno que controla y hace cumplir este supuesto y un empresariado que se obliga claramente a mantener a sus empleados en sus puestos. No habla tampoco de sanciones para el que se salte la obligación de la tregua. Simplemente es un documento firmado por el empresariado unilateralmente, que expresa la voluntad de " mantener la plantilla", no de no producir despidos. A ese respecto, el documento dice textualmente: que el compromiso es el de,  "No reducir nuestros planteles de empleados durante al menos los próximos 90 días". Una empresa podría  mantener constante su número de empleados, despidiendo a los de mayor antigüedad y de más alta remuneración y contratar a jóvenes con poca experiencia y bajos sueldos ¿tenemos que creer que la ambigüedad con que fue redactado este "compromiso", ha sido involuntaria?

Este documento sale al paso del proyecto de ley que se discute en el Congreso Argentino, sede del Poder Legislativo desde donde emanan democráticamente las leyes que la independencia de los representantes de los argentinos, votan respondiendo a las necesidades de sus representados.

Anuncios
Anuncios

Pues bien esto es de poca importancia para el Ejecutivo que ha declarado reiteradas veces, que esta ley que prevé un periodo de 180 días sin despidos, solo 180 días , es un escollo para la generación de #Trabajo en la Argentina. La doble indemnización solo " para los despedidos sin justa causa”, provocaría un "cepo al empleo". Y como corolario a estas palabras, la indeclinable decisión de Mauricio Macri de vetar lo que se supone voluntad de la angustiada masa de asalariados y sindicalistas que ven peligrar sus empleos.

Algunas de las declaraciones de políticos y sindicalistas son muy expresivas e incluso reveladoras de la opinión sobre esta reunión, a la que algunos medios han llamado "la puesta en escena de Macri con los empresarios".

Alberto Fernández: "Si Macri cree que apelando a la sensibilidad de los empresarios va a terminar con los despidos, está loco!...

Anuncios

Rattazzi tiene 1.500 trabajadores suspendidos en Fiat, ¿de que está hablando Macri?"

Pablo Micheli, de la CTA, ha expresado la firme determinación del sindicalismo de ir a un #Paro Nacional si no sale la ley. Por su parte, José Luis Gioja, titular del Partido Justicialista y vicepresidente la Cámara Baja, diferenció lo que llamó la firma de un papel, con la contundencia de una ley emanada del Congreso. Por último, Rodolfo Daertitular del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación, consideró que lo de Macri "es solo una expresión de deseos".