El #Estado Islámico es una organización terrorista que pretende implantar su pensamiento en todo el mundo a través de la violencia y el odio hacia los “infieles”. Son muchas las personas que, pudiendo disfrutar una vida tranquila, deciden dejarlo todo y unirse a las filas del ISIS. Sin embargo, la realidad es muy diferente a la que los reclutadores ofrecen.

Los líderes del grupo yihadista son, normalmente, personas con estudios. La mayoría de ellos poseen un título universitario y, a través de su gran nivel cultural, ofrecen mensajes de carácter radical.

Los reclutadores son miembros del Estado Islámico que se especializan en la captación de jóvenes, fáciles de persuadir, con el fin de lograr que promuevan el mensaje de Alá y luchen en la guerra.

Una gran parte de los reclutados son adolescentes. A través de las redes sociales (su principal fuente de conexión con los jóvenes), les ofrecen una identidad y crean un vínculo con ellos (de amistad o sexual) que les convierte en un líder o en alguien admirado para ellos.

Anuncios
Anuncios

Además, el uso de la lengua materna, por parte de los líderes islámicos, consigue que parezcan más cercanos para maquillar así sus actos como una aventura en la que no existen consecuencias negativas.

Muchas de las imágenes que circulan por las redes sociales son engañosas. El ISIS comparte las fotografías de sus máximos dirigentes en lujosas mansiones, que han sido robadas, para promover sus falsas promesas económicas, a través de Twitter y Facebook. A los adolescentes les ofrecen altos sueldos, un trabajo en el que tendrán poder y podrán usar armas y una esposa que atenderá todas sus necesidades. Normalmente, todos estos chicos aceptan las condiciones ya que suelen ser jóvenes con pocos recursos, sin familia y marginados socialmente. Otros, son seducidos a través de campañas con imágenes de videojuegos en los que matar no supone nada nocivo.

Anuncios

Las ganas de crear un gran califato también afectan a las mujeres. Todas son atraídas por las grandes propuestas que los miembros del Estado Islámico tienen preparadas para ellas. Un hombre apuesto las seduce para que se conviertan en esposas de los yihadistas (héroes para ellos) e incluso les proponen viajar con sus amigas para que puedan vivir todas juntas en una gran casa. Desgraciadamente, en lo único en lo que se convierten es en esclavas sexuales para los soldados del grupo yihadista. 

El Estado Islámico es un gran mentira que cuenta con una propaganda muy atractiva por la que muchos, la mayoría jóvenes, se dejan persuadir. Por ello y para solucionar este problema, los expertos recomiendan educar a los niños desde pequeños, para que no se dejen influenciar por las falsas promesas que circulan por la red.   #Internet #Terrorismo