Aunque todavía son solo palabras, por algo se empieza. El #Papa Francisco se reunió con casi mil madres superioras de institutos religiosos de mujeres. Fueran ellas las que le preguntaron por qué la Iglesia católica excluye a las mujeres para ejercer responsabilidades religiosas tradicionalmente y lo hace todavía. Es lo que se conoce como el diaconato, un grado que está por debajo del sacerdocio, reservado a los hombres, pero que permitiría bautizar o celebrar matrimonios. 

En ese momento, el papa Francisco improvisó. Espontáneamente, respondió que le gustaba la idea de formar una comisión oficial para tratar el asunto. 

Se trata de la primera vez en la que un Papa acepta valorar la cuestión.

Anuncios
Anuncios

Solo el hecho de plantearlo, ya es un paso adelante hacia el reconocimiento de las religiosas dentro de la Iglesia. Anteriormente, el Papa sí había destacado la importancia de las mujeres y había pedido por su integración en la sociedad, pero siempre manteniendo cerrada la posibilidad de ascender en la jerarquía religiosa. 

Aunque es solo un compromiso hecho de forma espontánea, el Papa ya ha dado un paso adelante en este asunto, aunque se tendrá que materializar para poder hablar de un verdadero cambio.

El Papa reconoce que se ha hecho muy poco por las mujeres

El Papa, preocupado: ¿Qué te ha sucedido, Europa?

El Papa sorprende saliendo a la calle para confesar a jóvenes

  #Mujer