#Venezuela es un país que preocupa desde hace tiempo al #Vaticano. Han sido varias las peticiones del #Papa Francisco en público por el diálogo en Venezuela. La última fue en la misa que celebró por Pascua. En ella, pidió por el diálogo en el país latinoamericano. Dijo que era necesario que "todas las partes" se esforzaran en "favorecer la cultura del encuentro, la justicia y el respeto recíproco con el fin de garantizar el bienestar espiritual y material de los ciudadanos". 

Pero parece ser que Francisco no se siente escuchado y encuentra, una y otra vez, un muro al otro lado. 

Los obispos venezolanos sí han denunciado la necesidad de mediación.

Anuncios
Anuncios

Y es que Venezuela vive una situación de tiendas saqueadas, clases suspendidas y una inflación del 180 % que afecta a todos. 

Ante la falta de respuesta por parte de las autoridades venezolanas, el Papa ha dado un paso más: ha escrito personalmente una carta dirigida al presidente del país, Nicolás Maduro. El contenido no ha trascendido, pero sí se sabe que se refiere a la "grave" situación que vive el país latinoamericano.

El portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi, explicó que "el Papa está siguiendo con mucha atención y participación los acontecimientos de Venezuela". No ofreció más detalles, pero sí hizo patente la preocupación del Papa por la situación del país. 

No es la primera vez que están en contacto, ya que Maduro visitó el Vaticano y se reunió con el Papa Francisco en 2013.

Anuncios

Fue hace ya casi tres años y la situación ha cambiado mucho. Maduro debería haber vuelto a Roma en junio del año pasado pero suspendió la visita por "sufrir una gripe". Desde entonces, no se ha tenido ninguna noticia de conversaciones entre el líder venezolano y Jorge Bergoglio. Y la situación del país solo ha empeorado. 

El intento de mediación en Venezuela es otro de los esfuerzos de la diplomacia vaticana por favorecer la cultura del encuentro que tanto predica. En efecto, en el país hispanoamericano hay una mayoría de católicos que buscan la ayuda del pontífice argentino, Jorge Bergoglio. Pero no parece que el Papa Francisco se preocupe solo por los católicos, sino que la diplomacia vaticana, potente y discreta, trabaja para lograr el encuentro a nivel mundial, con la clara intención de vivir en un mundo en paz y con menos conflictos que los que existían cuando fue elegido pontífice. 

Por ahora, Francisco ha demostrado que su diplomacia en la sombra puede dar sorpresas de relevancia mundial que suponen verdaderos hitos históricos.

Anuncios

Es el caso del comienzo de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, un acercamiento conocido como "el fin del deshielo" que parecía impensable y que solo una persona con el carisma, la buena voluntad y la autoridad moral del Papa Francisco puede lograr. 

Hay otros muchos hitos que querría lograr el Papa Francisco y de los que poco se sabe. Uno de los que ha manifestado es el "sueño" de visitar China, un país que nunca ha recibido a un pontífice. Aunque puedan interpretarse como poco significativos, sí ha habido avances entre el país asiático y el Vaticano, como el permiso de sobrevolar el espacio aéreo chino para el avión papal al viajar a Corea del Sur. 

 El Papa sorprende saliendo a la calle para confesar a los jóvenes

La indiferencia hacia los refugiados, la peor catástrofe desde la posguerra

Evo Morales recomienda al Papa Francisco tomar coca para vivir más

El Vaticano mantendrá a doce refugiados sirios