Cuando visualizamos una película, serie o cualquier otro tipo de cortometraje. Así como cuando disfrutamos de un videojuego, una de las cosas que más nos hacen vivir con mayor realidad la experiencia son los efectos especiales.

Los avances y la tecnología informática han hecho que se amenicen las creaciones. Ya que, las que son hechas de forma artesanal son más costosas. La inversión de tiempo es elevada y, la duración es de escasos momentos, lo que hace que en muchas ocasiones sea sólo servible durante una vez en el día.

Lo que sí es indudable es que el #Arte de lo artesanal, sigue obteniendo un mayor mérito, ya que quienes saben plasmar los efectos con realismo, logran ofrecer una experiencia única al espectador.

Anuncios
Anuncios

Por eso entre este arte de impresionar a la audiencia, tenemos aún muy presente el bodypainting. Y hoy aquí os queremos presentar el trabajo que desarrolla Lara Wirth, australiana de tan sólo 16 años que consigue captar de forma asombrosa en su cuerpo la imagen de criaturas de fantasía que casi parece que estén llenas de vida, incluso casi pareciera que fuera una realidad difícil de cuestionar.

Lo que aún es más increíble es que la joven jamás ha impartido clases referentes y, que todos sus conocimientos se forman de manera totalmente autodidacta. A base de televisión y diversos vídeos de YouTube, avanza día a día consiguiendo captar unos efectos especiales muy logrados y de gran impacto.

Fue a los 14 años de edad cuando Lara decidió que quería aprender este arte, empezando por lo más básico del bodypainting y experimentándolo con ella misma.

Anuncios

Durante el proceso inicial, le requirió un largo tiempo donde adquirió conocimientos de cómo realizar gelatina para sus efectos especiales, mezclas de pintura plástica, así como prótesis para poder añadirles esos toques que le ofrecen el realismo a la figura. Todo esto ha hecho que se vuelva con el tiempo experta en el campo, aunque aún lamentablemente no encontró empleo referente.

Lara es capaz de hacer aplicación de pintura corporal con diferentes texturas, la creación de cuernos y dientes, así como cualquier otro accesorio que alimente de miedo a sus monstruos.

Cada uno de sus monstruos le llevan un trabajo de elaboración de aproximadamente una semana de las que, seis horas son para tener los materiales a punto. Cuatro horas son para la aplicación de todo. Ella misma afirma: ‘’es un trabajo que requiere no sólo creatividad e ingenio sino, paciencia y amor por lo que haces’’.

Cada nueva creación que hace las sube en su cuenta de Instagram que cuenta con más de 30 mil seguidores. Aunque hace pocos meses que dedica mayor actividad a un canal propio de YouTube donde muestra los procesos de sus monstruos paso a paso además de, los materiales que se necesitan. Una forma viable de mostrar lo que hace y darse a conocer en la industria.

A continuación, os dejamos unos vídeos de su propio canal de YouTube:

#Google