Reed Brody conocido asesor de #Derechos Humanos, opinó sobre el resultado de la inconmovible lucha de las víctimas del dictador homicida de Chad, "este juicio ha demostrado que víctimas y activistas con tenacidad y perseverancia pueden crear las condiciones políticas para llevar a su dictador a la justicia".

Habré ejerció la dictadura en Chad, durante 8 años en la década de los 80. Entre los muchos crímenes de los que se lo acusa, se cuenta con la ejecución de varias limpiezas étnicas. La primera de ellas en el sur del país, luego a la etnia de Hadjarai y finalmente a la de Zaghawa.

Hissène Habré estaba refugiado en Senegal desde su derrocamiento en 1990, por el actual presidente de Chad Idriss Déby

Llegar a esta sentencia es el resultado de un espinoso camino recorrido por las víctimas, y los activistas de los derechos humanos en África. En el año 2013 se crearon finalmente en Senegal, las Cortes Africanas Extraordinarias, en las que se pudo juzgar al dictador chadiano.

Anuncios
Anuncios

Es la primera vez que en África, un dictador acusado de crímenes contra la humanidad es juzgado y condenado fuera de su país. Baltasar Garzón, recordado por su actuación en el proceso llevado a cabo contra el dictador latinoamericano, Augusto Pinochet dijo al respecto de la condena dictada a Habré, "la condena a perpetuidad por sus crímenes de lesa humanidad y de guerra marca un hito que era necesario y demuestra la relevancia del principio de jurisdicción universal". 

Algo notable en este juicio ha sido el protagonismo de los testigos, ellos fueron los supervivientes de una de las dictaduras más sangrientas del continente. Más de 90 víctimas declararon contra el llamado "Pinochet Africano". Fue conmovedora la firme actitud de mujeres que fueron esclavas sexuales del ejército de Habré. Dos de ellas eran adolescentes en esa época, y una fue violada por el mismo dictador.

Anuncios

Estos testimonios emeritan el coraje de mujeres pertenecientes a una sociedad, en la que la violación es vivida como una vergüenza para la víctima, y como en muchas sociedades asiáticas y otras tantas africanas rige el lema, "de eso no se habla".

Éste juicio abre las puertas para la acusación de otros dictadores africanos. Por ejemplo Yahya Jammeh de Gambia quien recientemente  ha declarado a la revista africana 'Jeune Afrique', que muchos prisioneros pueden morir durante su detención, y que nadie puede decirle que hacer en su país.

Habré ha sido condenado. Las víctimas de su régimen de terror aún deben ser indemnizadas por los delitos sufridos, pero según Soyleymane Jueguen, una de las supervivientes, "la reparación es simbólica" no se  podría ofrecer reparación  a miles de personas.

#Gobierno