De nuevo, una nueva filtración saca a la luz información que los gobiernos ocultan a la ciudadanía. En este caso, los documentos son relativos al Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (Transatlantic Trade and Investment Partnership, TTIP) y ha sido Greenpeace la responsable de publicarlos. Según la información que ha sido revelada, #Estados Unidos estaría presionando no sólo para cambiar las normativas comunitarias y los procesos legislativos, sino también para rebajar las exigencias europeas de protección en materias como salud y medio ambiente

En el texto filtrado, que correspondería a la mitad del borrador del acuerdo, se revelan las presiones americanas para que la Unión modifique ciertas leyes y las equipare a las que rigen en EEUU.

Anuncios
Anuncios

Así, por ejemplo, peligraría el principio preventivo, vigente actualmente en Europa, que obliga a demostrar que un producto es seguro para la salud y el medio ambiente antes de aprobar su comercialización. La intención es sustituirlo por la forma de proceder de EEUU, donde sólo se retira un producto si se demuestra que es dañino.

Además, en el documento se menciona repetidamente la necesidad de consultar a la industria a la hora de legislar, lo cual pone de manifiesto la influencia de los lobbies en la negociación del acuerdo. “Estos textos dan la razón a quienes han mostrado fuertes objeciones y a las organizaciones de la sociedad civil que han expresado que el TTIP supone una enorme transferencia de poder democrático hacia las grandes corporaciones” sostiene Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace España.

Anuncios

La redacción de este tratado no es algo nuevo. Ya en los últimos años del siglo XX se firmó la Primera Resolución Transatlántica entre Estados Unidos y la entonces denominada CEE. El apartado referente al comercio internacional se aparcó durante más de una década, pero se ha vuelto a retomar en los años posteriores, desembocando en la que sería la primera ronda de las actuales negociaciones, en 2013.

Con estas nuevas informaciones se aviva el debate en torno a las negociaciones y crecen las exigencias de la ciudadanía para que se paralice el acuerdo y se hagan públicos los aspectos esenciales del mismo. Desde la propia organización responsable de la filtración se expresaban en este sentido: "Desde Greenpeace hacemos una llamada a la ciudadanía, políticos y empresarios para que se involucren en el debate del TTIP de manera abierta y sin miedo. Hacemos una llamada a los negociadores políticos para que hagan públicos los textos completos y faciliten la discusión. Y les pedimos que mientras no respondan a cuestiones pendientes detengan las negociaciones". #Unión Europea #Ecología