Idomeni es un pequeña localidad del municipio griego de Peonia que hace frontera con Macedonia. Se ha convertido en el foco de atención mundial porque en ella se creó el mayor campo de refugiados en Europa. En este campo se asentaron unos 8.500 refugiados que se encontraron con que no podían salir de Grecia después del tratado sobre #Inmigración firmado entre la Unión Europea y Turquía. Tenían la esperanza de que cambiara la ley, hubiera aperturas temporales y excepcionales de la frontera y, sobre todo, no podían moverse a otro sitio. 

Ante el caos de la situación  y las pésimas condiciones, las autoridades griegas comenzaron a desalojarlo y a trasladar a los refugiados a distintos centros dispersos por todo el país, aunque su paradero todavía es confuso. 

Los trabajadores de Médicos Sin Fronteras en la zona denuncian que el desalojo se llevó a cabo con policías antidisturbios y muestran su preocupación por "el posible uso de la violencia por parte de la policía".

Anuncios
Anuncios

El Papa, preocupado: "¿Qué te ha sucedido, Europa?"

Solo queda una persona viva nacida en el siglo XIX #Crisis